Yo visite ganimedes

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 270 (67432 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 29 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
YO VISITE GANIMEDE

Yosip Ibrahim

2

JOSIP IBRAHIM

YO VISITE GANIMEDES...
el mundo maravilloso de los OVNIS

roby2001@ hotmail.com

2

YO VISITE GANIMEDE

Yosip Ibrahim

3

PALABRAS DEL AUTOR
Sé que muchos pensarán que miento, y me expongo al mas acerbo ridículo ante el concepto adocenado de aquellos que, siguiendo la corriente del pensamiento común de las gentes"serias", no se atreven a hablar en público de asuntos que, todavía, no han sido comprobados científicamente por ese conjunto muy respetable de sabios de la Tierra que —igual a sus colegas de antaño—, sólo aceptan los fenómenos producidos por ellos mismos en sus propios laboratorios y dentro de sus propios métodos o sistemas de investigación. Pero al escribir estas líneas, por extrañas que resulten atodos ellos, me limito a cumplir la promesa empeñada a un hombre al que me unió la más estrecha y fraterna amistad; un hombre cuya sinceridad y corrección de conducta pude apreciar desde los días lejanos del colegio, quien me narró los hechos a que voy a referirme, dándome pruebas irrefutables de su veracidad, antes de abandonar este planeta para ir a vivir en otro lejano astro de nuestro sistemasolar. Ya no me importa la risa burlona de muchos, ni la piadosa idea de quienes piensan que he perdido la razón. Cumplo la palabra dada al hombre que fue para mí un hermano, y declaro, con todo valor ante el escarnio, que los hechos extraordinarios motivo de esta narración no han sido fruto de una mente alucinada, ni producto de una fantasía de escritor, sino la realidad cruda y tangible, asombrosaes cierto, pero vivida conscientemente por un hombre de esta Tierra que hoy se encuentra, muy lejos, en el Cosmos...

YOSIP IBRAHIM

roby2001@ hotmail.com

3

YO VISITE GANIMEDE

Yosip Ibrahim

4

PRIMERA PARTE
CAPITULO I LA VISITA DEL OVNI

Fui amigo de Pepe desde niño (permítaseme guardar respetuoso silencio sobre su verdadero nombre). Crecimos juntos, y juntos pasamos,también, las etapas de la adolescencia, la juventud fogosa y alegre, y la madurez reposada de hombres comunes y amantes de la vida hogareña, de esa vida modesta y sencilla que hacen en este mundo millones de seres de clase media. Ambos, igualmente, pudimos disfrutar de una educación esmerada para asegurar una vida cómoda y respetable que, sin estar exenta de las luchas y problemas comunes a lageneralidad, nos permitió formar hogares dignos. Pepe y yo tuvimos la suerte de encontrar esposas buenas, comprensivas, hacendosas, y aunque él no llegó a tener hijos, como yo, había disfrutado de treinta años de vida conyugal verdaderamente feliz. Con laboriosidad y honradez logró reunir lo preciso para rodear a su esposa de los elementos suficientes para una vida tranquila, y en los últimos años de sumatrimonio gozaron de la comodidad de una casa propia, rodeada por amplio y hermoso jardín. Así llegó el momento en que el destino dispuso la separación de los dos cónyuges; una noche, de manera intempestiva, dejó de latir el corazón de su dulce compañera, y desde ese instante cambió la vida de mi amigo por completo. Siempre había sido aficionado al estudio de temas profundos. Conocía a fondo laPsicología, la Filosofía y la Metafísica; las más de las veces, dedicaba largas horas a la investigación del pasado de la humanidad y en la resolución de problemas relacionados con la Vida y con el Cosmos. A la muerte de su esposa, después de los primeros días del fatal impacto, se había encerrado en su casa, en medio de sus recuerdos y sus libros, siendo para mi, tarea tremenda el lograr sacarlo, derato en rato, para procurarle alguna distracción. Transcurrieron varios meses desde el sepelio de su señora, y nuestra amistad, cada vez más estrecha y más íntima, hizo que nos viéramos y pasáramos juntos largas horas todos los días. Llegó a ser cotidiano compañero de mesa de los míos, y mis hijos se acostumbraron a tratarlo como "el tío Pepe", y a esperar su llegada con gran interés, porque...
tracking img