Yo y el ello

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 17 (4177 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 10 de enero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
II. EL YO Y EL ELLO.
Se propone pues indagar más en el yo.
Nos recuerda que en “Más allá del principio del placer” situó el sistema P-Cc en la superficie del aparato psíquico, en la frontera entre las percepciones externas e internas, y que a partir de lo que también estudió con anterioridad en “Lo inconsciente”(262) podemos concluir que es su enlace con las representaciones verbalescorrespondientes lo que convierte a algo en preconsciente, que ni la conciencia abandona su lugar ni lo Inc se eleva hasta lo Cc, sino que son las cargas de las huellas mnémicas (de las percepciones verbales -sobre todo de la palabra oída- y, secundariamente, de las percepciones visuales), las que se extienden al elemento del sistema P-Cc (y en la alucinación, por ejemplo, pasan por completo a él). Así, larelación de la percepción exterior con el yo es evidente, pero no la de las percepciones internas, entre las que hay que incluir las de la serie placer-displacer y las sensaciones de dolor.
Al llegar a este punto nos indica que carece de sentido hablar de sensaciones o sentimientos Prec, porque sólo pueden ser inconscientes o conscientes, y que su acceso a la conciencia es independiente de que sehallen enlazados a representaciones verbales o no; mientras que los procesos de pensamiento inconscientes necesitan cargar las representaciones verbales correspondientes para pasar al Prec y llegar al Cc, para ser percibidos como desde fuera y ser tenidos por verdaderos.
Con lo cual precisa en el inconsciente dos sectores, el de las representaciones y el de los afectos, señalando que lasrepresentaciones son el soporte de la combinatoria de la representación de palabra o representación de cosa, mientras que el afecto no puede entrar en ninguna combinatoria. Pero ésta es otra de las cuestiones que Lacan revisará más adelante, cuando analice la relación entre los afectos y el lenguaje.(263)
Freud prosigue diciendo que ahora es cuando podemos formarnos una idea del yo, emanando del sistemaP y comprendiendo primero lo Prec, inmediato a los restos mnémicos, pero que el yo es también inconsciente.
Y aquí es cuando hace la famosa referencia a G. Groddeck, el cual afirma que “aquello que llamamos nuestro yo se conduce en la vida pasivamente y somos ‘vividos’ por poderes ignotos e invencibles”, por lo que propone dar el nombre de yo “al ente que emana del sistema P, y es primeropreconsciente, y el de Ello, según lo hace Groddeck, a lo psíquico restante -inconsciente-, en lo que dicho yo se continúa.”(264)
Presenta a continuación el dibujo(265) que ubicamos en la introducción y que critica Lacan al considerar que, por el poder intuitivo de la imagen, tiende a hacer que los lectores olviden el análisis en el que se basa. En cualquier caso, Freud, siguiendo “el testimonio de laanatomía del cerebro”, expone en este modelo la percepción acústica en uno solo de sus lados, además de la percepción consciente, el yo, el Ello y lo reprimido, para mostrar que el yo es una parte del Ello modificada por la influencia del mundo exterior, que rige habitualmente el acceso a la motilidad "como el jinete que refrena la fuerza de su cabalgadura, aunque a veces se vea obligado a dejarseconducir a donde su cabalgadura quiera".
Pero añade que en la génesis del yo actúa otro factor además del sistema P: el propio cuerpo, y sobre todo su superficie, de donde parten tanto percepciones externas como internas; y concluye en una célebre nota de 1927:
“El yo se deriva en último término de las sensaciones corporales, principalmente de aquellas producidas en la superficie del cuerpo,por lo que puede considerarse al yo como una proyección mental de dicha superficie y que por lo demás, como ya lo hemos visto, corresponde a la superficie del aparato mental.”(266)
Por último, finaliza el capítulo explicando que para comprender la relación del yo con la conciencia no vale servirse de ninguna valoración ética o social, porque tanto las funciones intelectuales más sutiles y...
tracking img