Zaragoza

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1888 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 12 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
DIARIO DE VIAJE :: ESPAÑA
Zaragoza: eterna, como el agua y el aire

Una mirada a la mayor ciudad del valle del río Ebro

Las ciudades son tal vez la evidencia más tangible y contundente del quehacer humano. Y sus transformaciones el correlato de los vaivenes que les depara la historia. Zaragoza es una palpitante prueba. En sus calles los tiempos hablan. Desde el vértice del presente serevaloriza el pasado y se convoca al futuro: mientras que hace apenas 36 años, en pleno corazón de la ciudad se descubría y reflotaba un teatro romano de antes del siglo II, en el próximo mes de julio abrirá sus puertas Expo Zaragoza 2008, un evento mundial que combinará foros de discusión sobre el agua y el porvenir del planeta con un grandioso programa de espectáculos.

Zaragoza la romana, mora delas morerías, cristiana y también judía resume con base de flamenco una canción emblemática. Capital de la provincia de su mismo nombre en el nordeste de España, la ciudad compone junto a Huesca y Teruel la Comunidad de Aragón. Cruzada por el Ebro y con la cordillera de los Pirineos como techo, sus calles y sus puentes son barridos por el cierzo, un viento helado y seco que sopla desde lassierras del Moncayo. Esas ráfagas que ponen la carne de gallina son las que en el año 24 aC. despeinaron al emperador César Augusto cuando fundó Zaragoza, y son las mismas que 18 siglos después, allí mismo habrá conocido el genial Francisco de Goya. Pero mucho corrió el Ebro entre César Augusto y Goya: a la decadencia romana le sucedieron los visigodos, luego vino el esplendor del islam hasta que en1118 irrumpió Alfonso I, tomó la ciudad y la convirtió en la capital del Reino de Aragón. Más tarde -unos 700 años más tarde-, tras la invasión napoleónica, Zaragoza casi desapareció de la faz de la tierra. Sin embargo, el cierzo no paró de soplar y la ciudad se levantó de los escombros. Un par de bombas fechadas en 1936 y exhibidas en la Basílica del Pilar, verifican el paso de la Guerra Civil.Luego vino la dictadura franquista, la democracia y la instalación de la General Motors que marcó el despegue económico de la Zaragoza moderna, la de las tiendas de marca y las peatonales; la de los circuitos de tapas y los museos; la de las escapadas a deliciosos pueblitos medievales y la del inagotable cierzo, que sigue y sigue soplando.

Te miran a los ojos

La sugestión está fundamentada enZaragoza: se pisa distinto cuando se tiene conciencia de que lo que tocan las suelas fue trajinado, hace centenas o milenios, por otras generaciones de pisadas. Y para no resignar esas suertes de deja vu imperfectos pero deleitosos, el viajero debe hacer algunas visitas. Personalmente, los alardes arquitectónicos del clero y los militares -catedrales o cuarteles- me conmueven como evidencia de susdelirios de grandeza, de su poder plasmado en las formas que les imprimieron a sus posesiones para encausar el alma de la plebe o desanimar el ímpetu de los invasores. Y eso más allá de las maravillas artísticas con que por lo general están peterchadas.

Yendo por la Calle de Alfonso, una peatonal como Florida, pero más corta, se desemboca en la plaza de Nuestra Señora del Pilar donde se alza laBasílica de las cuatro torres, un centro de peregrinación mundial.

Unas cuadras atrás, Roberto Ayala, el ex capitán de nuestra Selección y actual jugador del Real Zaragoza dio su versión sobre los zaragozanos: "Tienen fama de gente ruda, pero te miran a los ojos cuando hablan; cuando escuchan, te hacen sentir que estás, no te tratan como si fueras transparente".

Se llama Pilar -dijo Pilar,la guía que nos guió contando la historia que se cuenta- porque aquí, se dice, apareció la Virgen con ese pilar de jazpe recubierto de bronce, que designó el lugar para la construcción de la Basílica. Pilar mira a los ojos haciendo que no te sientas transparente y señala una de las once cúpulas con la bóveda del Coreto: allí, a 28 metros del suelo, un joven Goya estampó su primera gran obra, la...
tracking img