Zsda

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 84 (20842 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 22 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
-------------------------------------------------
LAS AMIBAS, ENEMIGOS INVISIBLES |

Autor: ADOLFO MARTÍNEZ PALOMO COMITÉ DE SELECCIÓN EDICIONES DEDICATORIA PREFACIO I. CRÓNICA DE UNA POLÉMICA CENTENARIA II. ¿SON TODAS LAS AMIBAS INVASORAS? III. LA AMIBA, UNA CÉLULA RUDIMENTARIA
....PERO TEMIBLE IV. LOS MECANISMOS DE AGRESIÓN V. LOS ESTRAGOS DE LAS AMIBAS VI. ¿QUÉ HACER? BIBLIOGRAFÍACONTRAPORTADA |
-------------------------------------------------
PREFACIO

A lo largo de las tres últimas décadas, un numeroso grupo de investigadores mexicanos —médicos clínicos, epidemiólogos, patólogos, inmunólogos y biólogos celulares y moleculares— ha impulsado vigorosamente el estudio de la amibiasis, en buena medida gracias al estímulo y la coordinación infatigables que proporcionara eldoctor Bernardo Sepúlveda al crear, junto con el doctor Luis Landa, el Centro de Estudios sobre Amibiasis.
Nuestro grupo de investigación de la Sección de Patología Experimental del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional, en México, ha contribuido a lo largo de tres lustros al estudio de la biología y de la patología experimental de la amibiasis. Ello hasido posible gracias a la colaboración infatigable, a lo largo de los años, de Víctor Tsutsumi, Arturo González Robles, Bibiana Chávez y Verónica Dueñas. Deseo, asimismo, agradecer la invaluable colaboración del señor Abel Quezada, intérprete excepcional de nuestra realidad, quien accedió gentilmente a elaborar el dibujo de la portada del libro y con ello contribuyó a poner de relieve una de lasprincipales fuentes de transmisión de la infección amibiana en nuestro medio.
Este breve recuento pretende ofrecer al lector no especializado una visión personal y, por ello parcial, del desarrollo de algunas de las contribuciones que han permitido consolidar el conocimiento de la enfermedad producida por las amibas parásitas que, tradicionalmente, ha causado estragos entre la población mexicana,probablemente a lo largo de varios siglos. El análisis detallado de la contribución mexicana al estudio de la amibiasis queda fuera de la concepción general de esta obra y deberá ser objeto de un trabajo posterior.
-------------------------------------------------
I. CRÓNICA DE UNA POLÉMICA CENTENARIA

LA AMIBIASIS, infección de los humanos debida al protozoario intestinal Entamoebahistolytica, se localiza en todo el mundo, pero afecta de manera principal a países en desarrollo, entre ellos México. Si bien el conocimiento de la amibiasis se inició hace apenas poco más de una centuria, los estragos que causa la amiba en el ser humano, particularmente en el hígado bajo la forma del llamado absceso hepático, generalmente de fatal evolución a menos que sea tratado adecuadamente, ya eranbien conocidos desde hace varios siglos por los mexicanos; sobre todo por los habitantes de la capital del país.
ANTECEDENTES EN MÉXICO
En la nota preliminar a la Bibliografía mexicana del absceso hepático, que publicara Fournier en 1956, Fernández del Castillo relata la llegada, en el año 1611, del austero don fray García Guerra, arzobispo de México y virrey de la Nueva España, quien falleciópoco tiempo después de llegar a México, cuando estaban aún frescos los recuerdos de los festejos con los que se le recibió. El sevillano Mateo Alemán, autor del Guzmán de Alfarache, novela picaresca de los últimos años del Siglo de Oro de la literatura española e introductor del Quijote a la Nueva España, hizo recuento detallado del mal del virrey, quien padeció de "flaqueza de ánimo, congojas yalgún poco de calor demasiado". Para huir del trajín de la capital se refugió en Tacubaya, donde fue tratado por varios médicos, a pesar de lo cual la fiebre, el dolor en el hígado y el hecho de "haberse corrompido por la parte interior, espontáneamente aquel absceso", obligaron a que un domingo a las cuatro de la tarde —hora muy taurina—, abrieran a Su Ilustrísima, quien sobrevivió escasas dos...
tracking img