A orillas del rio piedra me sente y llore

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1046 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 15 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Es necesario correr riesgos. Solo entendemos del todo el milagro de la vida cuando dejamos que suceda lo inesperado.
Todos los días Dios nos da, junto con el sol, un momento en el que es posible cambiar todo lo que nos hace infelices. Todos los días tratamos de fingir que no percibimos ese momento, que ese momento no existe, que hoy es igual que ayer y será igual que mañana. Pero quien prestaatención a su día, descubre el instante mágico. Puede estar escondido en la hora en que metemos la llave en la puerta por la mañana, en el instante de silencio después del almuerzo, en las mil y una cosas que nos parecen iguales. Ese momento existe: un momento en el que toda la fuerza de las estrellas pasa a través de nosotros y nos permite hacer milagros.
La felicidad es a veces una bendición,pero por lo general es una conquista. El instante mágico del día nos ayuda a cambiar, nos hace ir en busca de nuevos sueños. Vamos a sufrir, vamos a tener momentos difíciles, vamos a afrontar muchas desilusiones…, pero todo es pasajero, y no deja marcas. Y en el futuro podemos mirar hacia atrás con orgullo y fe.
Pobre del que tiene miedo de correr riesgos. Porque ese quizás no se decepcione nunca,ni tenga desilusiones, ni sufra como los que persiguen un sueño. Pero al mirar hacia atrás oirá que el corazón le dice: “¿Qué hiciste con los milagros que Dios sembró en tus días? ¿Qué hiciste con los talentos que tu Maestro de confió? Los enterraste en el fondo de una cueva, porque tenía miedo de perderlos. Entonces, esta es tu herencia: la certeza de que has desperdiciado tu vida”
Pobre dequien escucha estas palabras. Porque entonces creerá en milagros, pero los instantes mágicos de su vida ya habrán pasado.

A veces nos invade una sensación de tristeza que no logramos controlar. Percibimos que el instante mágico de aquel día paso, y que nada hicimos. Entonces la vida esconde su magia y su arte.
Tenemos que escuchar al niño que fuimos un día, y que todavía existe dentro denosotros. Ese niño entiende de momentos mágicos. Podemos reprimir su llanto, pero no podemos acallar su voz.
Ese niño que fuimos un día continua presente. Bienaventurados los pequeños, porque de ellos es el Reino de los Cielos.
Si no nacemos de nuevo, si no volvemos a mirar la vida con la inocencia y el entusiasmo de la infancia, no tiene sentido seguir viviendo.
Existen muchas maneras de suicidarse.Los que tratan de matar el cuerpo ofenden la ley de Dios. Los que tratan de matar el alma también ofenden la ley de Dios, aunque su crimen sea menos visible a los ojos del hombre.
Presentamos atención a lo que nos dice el niño que tenemos guardado en el pecho. No nos avergoncemos por causa de él. No dejemos que sufra miedo, porque está solo y casi nunca se le escucha.
Permitamos que tome un pocolas riendas de nuestra existencia. Ese niño sabe que un día es diferente del otro.
Hagamos que se vuelva a sentir amado. Hagamos que se sienta bien, aunque eso signifique obrar de una manera a la que no estamos acostumbrados, aunque parezca estupidez a los ojos de los demás.
Recuerden que la sabiduría de los hombres es la locura ante Dios. Si escuchas al niño que tenemos en el alma, nuestrosojos volverán a brillar. Si no perdemos el contacto con ese niño, no perderemos el contacto con la vida.

Un sujeto encuentra a un viejo amigo, que vive tratando de acertar en la vida, sin resultado. <Voy a tener que darle un poco de dinero>, piensa. Sucede que, esa noche, descubre que su amigo es rico, y que ha venido a pagar todas las deudas que ha contraído en el correr de los años.
Vanhasta un bar que solían frecuentar juntos, y el paga la bebida de todos. Cuando le preguntan la razón de tanto éxito, el responde que hasta unos días antes había estado viviendo el Otro.
-¿Qué es el Otro?- preguntan.
-El Otro es aquel que me enseñaron a ser, pero que no soy. El Otro cree que la obligación del hombre es pasar la vida entera pensando en cómo reunir dinero para no morir de...
tracking img