acerca de la Ira

Páginas: 8 (1933 palabras) Publicado: 1 de febrero de 2016
Acerca de la Ira y el manejo de las emociones

En términos generales, la ira corresponde a una emoción, pero ¿Qué es una emoción? Lo cierto es que el tópico ha roto cabezas a lo largo de los siglos. Aristóteles se ha referido a la ira en tanto pasión, referido a experiencias de placer o dolor (Ética a Nicómaco, siglo IV a. C.). Es una apreciación sumamente valiosa, porque expresa un punto devista que se ha sostenido con más o menos variantes a lo largo del tiempo, a saber, la estimación del concepto en torno a lo corporal y su relación indisoluble con la psiqué o alma humana. Es que en suma, la dificultad para abordar la cuestión radica en un dualismo que signa la tradición filosófica occidental, mente y/o cuerpo, alma y/o cuerpo, psicológico y/o somático, según la época. Ya losantiguos advierten allí un punto claro de yuxtaposición, puesto que las pasiones no pueden referirse a una parte de la aparente dicotomía sin la otra. Incluso en los albores de la Modernidad, R. Descartes siguió las misma línea de pensamiento, pues sostuvo qué el origen de las pasiones radica en la injerencia de “espíritus animales” que se asientan en el cuerpo pero repercuten en el alma, a la cual seatribuye la facultad del pensar, más tarde denominada consciencia para utilizar una noción despojada de todo misticismo o connotación religiosa. Luego, I. Kant elabora una distinción precisa entre pasión y emoción. Con relación a la primera, nos dice que se caracteriza por su irracionalidad y posible prolongación en el tiempo. Por el contrario, la emoción vuelve a ser emparentada a sensaciones deplacer y displacer, episódicas, pero considerablemente intensas en comparación a las pasiones. Ésta idea perdura en el discurso, siendo el basamento sobre el cual se desarrolla el concepto a lo largo de la historia de la ciencia moderna. Una de las definiciones más divulgadas de emoción ha de ser la elaborada, al mismo tiempo pero independientemente, por W. James y C. Lange en 1884, que a grosomodo la conciben como percepción cerebral de procesos fisiológicos a nivel visceral. Entendida así, la emoción no resulta de estímulos exteriores sino que éstos disparan procesos en el organismo que el cerebro interpreta dando origen a la emoción, el sujeto no siente ira por lo que vive sino que lo que vive desencadena respuestas en el cuerpo que son interpretadas y dan nacimiento a la ira. Esto escoherente con muchos aspectos descubiertos y conceptualizados por la neurofisiología en torno a lo que se denomina sistema nervioso autónomo, y en particular, con respecto a la ira, con relación a funciones asociadas al hipotálamo, la amígdala, y otras estructuras del aún enigmático sistema límbico.
Ahora bien, si ha interesado la cuestión, es porque desde tiempos remotos los seres humanosenfrentan una complicación en torno al tema, ¿Qué clase de tratamiento deben recibir las emociones? puesto que el agrupamiento humano en general, y nuestra sociedad occidental en particular, se afirma sobre la primacía del pensamiento racional, muchas veces contrariado por ellas. En efecto, a grandes rasgos los autores citados coinciden en que las emociones deben domeñarse de algún modo, apaciguarse,para decirlo de otro modo. Contra ello, el Romanticismo de finales del siglo XVIII y principios del XIX ha lanzado grandes críticas, restituyendo el potencial creador de las emociones en la experiencia humana. Autores como F. Nietzsche han constituido gran parte del desarrollo de su obra en torno a ésta preocupación. De cualquier modo, resulta innegable que al tratarse de emociones es todo unproblema su trato, valga la redundancia, más allá de su riqueza para el espíritu creativo del artista.
La fundación del psicoanálisis, en manos de S. Freud, no estuvo en modo alguno ajeno a la cuestión. Su noción de Pulsión, en tanto aquello que hace de borde entre lo corporal y lo psíquico, es pensado como el resultante de la alteración que produce el lenguaje (de allí la importancia otorgada al...
Leer documento completo

Regístrate para leer el documento completo.

Estos documentos también te pueden resultar útiles

  • La Ira
  • La ira
  • La Ira
  • La ira
  • Ira
  • La ira
  • La ira
  • la ira

Conviértase en miembro formal de Buenas Tareas

INSCRÍBETE - ES GRATIS