1000 Y una noche

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1102 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 18 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
U.D. 8

TEMA 4

JUDEA, DESDE EL 41 HASTA LA TOMA DE JERUSALÉN
I.- Herodes Agripa I
A la muerte de Filipo, en el 34 d.C., el emperador Calígula nombró en su lugar a un nieto de Herodes el Grande, Herodes Agripa I, que, una vez desterrado Herodes Antipas, se convirtió en gobernador también de Galilea y de Perea. En el 41 d.C. se le asignará también Judea, reconstruyendo así el reino deHerodes el Grande. Será esta la última vez que Israel se encuentre unido e independiente.

II.- Judea, provincia romana
A la muerte de Herodes Agripa I, Judea volvió a ser provincia romana; el ex territorio de Filipo fue concedido al hijo, Herodes Agripa II. Todos los incidentes y revueltas estallados en aquellos años tienen en general origen religioso.

III.- La primera revuelta judía
Elcomportamiento del procurador romano Gesio Floro (64-66 d.C.) fue la gota que hizo derramar el vaso. Se condujo de manera sumamente dura y provocativa, atreviéndose a sacar dinero del tesoro del templo y obligando a la población de Jerusalén a acoger con solemnidad a sus tropas, entregando luego la ciudad al saqueo. A consecuencia de tales provocaciones, en mayo del 66 d.C., una de tantas revueltaspopulares se transformó bien pronto en una verdadera guerra de liberación contra los romanos, a pesar del intento de mediación del rey Agripa, que fue personalmente a Jerusalén para intentar calmar los ánimos. Pero el partido zelota consiguió bien pronto imponerse al ala pacifista, representada sobre todo por los fariseos, que veían la inutilidad de tal tentativa, y por los sacerdotes, temerosos deperder sus privilegios. Sin embargo, el Sumo Sacerdote Ananías fue muerto, asaltando el pueblo la pequeña guarnición romana, una sola cohorte, que Gelasio Floro había dejado atrincherada en el palacio de Herodes, asesinando hasta el último hombre después de haberse rendido los soldados bajo promesa de respetarles la vida. Los romanos, cogidos de improviso por el estallido de la revuelta, sufrierongraves derrotas, cayendo muy pronto casi toda Palestina en manos de los revoltosos, quienes, sin embargo, a causa de sus divisiones internas, no consiguieron explotar adecuadamente los éxitos iniciales. De todos modos, comenzaron los preparativos para la guerra, una vez silenciado del todo el partido pacifista, que proclamaba lo absurdo de tal guerra contra Roma. Sólo al año siguiente pudieron laslegiones romanas pasar al contraataque, cayendo sobre Palestina con unos 60.000 hombres al mando del general Vespasiano. La campaña emprendida por Vespasiano y continuada por Tito, debido a la superioridad romana, tuvo éxito no obstante la obstinada resistencia judía. En la primavera del 70 d.C., Tito podía iniciar el asedio de Jerusalén. La ciudad estaba llena de peregrinos que habían llegado paracelebrar la pascua, y que se vieron allí
C.E.T. TENERIFE SEMINARIO DIOCESANO LA LAGUNA

sorprendidos, viéndose muy pronto la ciudad reducida al hambre. El asedio de Jerusalén no quebrantó del todo la resistencia judía; sólo en el 74 d.C. caerá el último baluarte, la fortaleza de Masada, después de más de dos años y medio de asedio; aquí más de 900 sicarios, refugiados con sus familias en estafortaleza aparentemente inexpugnable, prefirieron darse la muerte a caer vivos en manos de los romanos. Como resultado de la revuelta, la mitad de la población judía de Palestina es exterminada (tanto Tácito como Flavio Josefo citan la cifra enorme de 600.000 muertos). No existía ya una autoridad judía y la situación económica era desesperada. Sólo la ley quedó como único punto de referencia paralos judíos, que también perdieron el templo. La fe y la observancia de la ley será justamente uno de los elementos más importantes para la supervivencia.

IV.- La segunda revuelta judía
El cuadro político de Palestina al término de la revuelta es muy claro: toda la región queda bajo el estricto control militar romano; y, como signo de la autoridad imperial, el impuesto que todo israelita...
tracking img