4 Almas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 253 (63193 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 10 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Cuatro Almas. 1/ Jonas

Jonas, Summer, Arizona y Phoenix no están ni vivos ni muertos, sino esperando en algún lugar intermedio con los Beautiful Dead. Darina intentará entender qué sucede con sus amigos y, sobretodo, ayudarles a descansar en paz. Desde la repentina muerte de Phoenix —el cuarto adolescente que ha fallecido, en un solo año y en circunstancias misteriosas en Eller ton High—,nada de lo que le sucede a Darina, su novia, es normal. ¿Por qué un misterioso batir de alas resuena, cercano y aterrador, en su cabeza? ¿Ve visiones o es cierto que unas figuras fantasmagóricas deambulan, por una decadente caseta de madera, realizando un extraño ritual? Muy pronto, Darina, descubrirá la verdad: Phoenix, ha recibido una segunda oportunidad en el mundo de los vivos y ahora —junto conSummer, Arizona y Jonas—, debe aclarar las causas de su fallecimiento. Solo disponen de 365 días, para lograrlo y Darina, deberá participar...

Lo primero que oí fue una puerta que el viento abría y cerraba a golpes. Y me asusté, pues ni siquiera sabía que hubiera una casa allí, entre los árboles, tan lejos del pueblo. «Afloja el ritmo, corazón —pensé—. Darina, ¡contrólate!» Sin embargo, enese momento, hasta una hoja al caer me habría sobresaltado. Eso sucedió dos días después de la muerte de Phoenix. Cuando la puerta dio otro bandazo, me dio un vuelco el corazón. Buscaba algo en esa colina, no sé qué. Subí hasta la cumbre y miré por encima de la cresta; allí estaba: una antigua casona de madera destanalada con un porche, un viejo establo de grandes dimensiones y uno de esos tanquesredondos de agua con pilotes, oxidado y decrépito, al igual que la camioneta aparcada enfrente de la casa desierta, con los guardabarros desprendidos y el techo desfondado; alrededor del porche la hierba amarillenta era tan alta que llegaba hasta las rodillas. La puerta que se había cerrado de sopetón era la del establo. Se abría y se cerraba, se cerraba y se abría, cada vez que el viento seensañaba con ella. Supongo que cualquiera se habría marchado de allí enseguida. Pero yo no. Como ya he dicho antes, estaba confundida y buscaba respuestas a grandes preguntas sobre el amor, la pérdida y el significado de la vida. Darina con una misión, podría decirse. Preguntas del estilo: ¿cómo era posible que cuatro de mis compañeros de clase del instituto Ellerton hubiesen muerto en el intervalo de unaño? Jonas, Arizona, Summer y ahora Phoenix. Es decir, ¿cómo había podido suceder algo tan extraño y trágico? A decir verdad, era algo que horrorizaría a cualquiera. Y el último, Phoenix, rompió mi corazón adolescente. Yo estaba enamorada de

ese chico. Al principio, desde la distancia; después, estuvimos saliendo durante dos maravillosos meses. Mi tributo floral para él, depositado en ellugar exacto donde lo apuñalaron, fue patético. Rezaba: «Te añoraré siempre. Con todo mi amor, Darina», y ni siquiera se acercaba a como me sentía. Así que me dispuse a detener los golpetazos de la puerta del establo, y después echaría un vistazo a la casa fantasmagórica. Quería entrar, ver cómo había vivido allí la gente: qué platos habían puesto en la mesa, en qué sillas se habían sentado. Pero,primero, el establo. La puerta era enorme y se mantenía sujeta con un sinfín de clavos oxidados. El interior estaba oscuro. Pude ver unas viejas riendas de caballo colgadas de ganchos, un par de chaparreras de cuero, y algunos rastrillos y cepillos cubiertos de telarañas. También vi a grupo de gente que formaba un círculo y entonaba un cántico dirigido a un individuo que se hallaba en el centro delmismo. No creía lo que veían mis ojos cuando me di cuenta de que era él, ese chico era Phoenix, desnudo de cintura para arriba, tan real como que yo estaba allí. Phoenix, que había muerto de una herida de navaja entre las escápulas. El arma le atravesó una arteria y se desangró hasta morir. Un hombre mayor que él y con el pelo gris avanzó hasta el centro del círculo y extendió los brazos hasta...
tracking img