Ajam

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 23 (5737 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 24 de abril de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
ACTO 2
MONTANO
¿Qué en alta mar se avista desde el cabo?
CABALLERO 1°
Nada descubro; la tormenta arrecia, y entre el cielo y el piélago no logro ver una sola vela.
MONTANO
Se me antoja que sopla en tierra rudamente el viento; no sacudió jamás nuestras murallas más fuerte temporal. Si ha alborotado del mismo modo en alta mar, ¿qué quilla de roble habrá que en trozos mil no salte, cuando sobre ellamontes se derriten? ¿Qué resultas tendrá?
CABALLERO 2°
Sin duda alguna la dispersión de la turquesca armada; pues acercan a la espumosa orilla; las fieras olas a las nubes suben, del viento sacudida, la onda arroja al parecer su líquida melena rugiente, enorme sobre la osa ardiente, cual si apagar quisiera los fanales del polo siempre fijo. No vi nunca perturbación igual en mar airado.
MONTANOPues si no se ha ensenada en puerto o cala la armada turca, ha zozobrado cierto; es imposible que se tenga a flote.

Entra otro caballero.
CABALLERO 3°
Nuevas, amigos; acabó la guerra, la airada tempestad zurró a los turcos con furia tal, que cejan en su empeño, Una gallarda nave de Venecia vio naufragar, y en desastre completo, la mayor parte de su armada.
MONTANO
¿Es cierto?
CABALLERO 3°
La naveya aportó; y es veronesa. Ya echó pie a tierra un cierto Miguel Casio; teniente del bizarro moro Otelo. El moro mismo está embarcado y viene con rumbo a Chipre con poderes amplios.
MONTANO
Digno gobernador, me alegro mucho.
CABALLERO 3°
Pero este Casio, aunque habla tan contento del daño de los turcos, está triste, y al cielo pide que se salve el moro, pues separóles tempestad violenta.
MONTANODios le valga. A sus órdenes estuve; y el hombre manda como buen soldado. Vámonos a la playa, con objeto de ver la nave que de entrar acaba, y escudriñar el mar, de Otelo en busca, aun hasta el punto en que su seno frío con el etéreo azul se funde en uno.
CABALLERO 3°
Partamos, pues; que a cada breve instante hay que esperar algún arribo nuevo.

Entra Casio.
CASIO
Gracias, valientes de esta fuerteisla, que tanto al moro aman. Benigno el cielo contra los elementos déle amparo, pues lo perdí de vista en mar temible.
MONTANO
¿Lleva buen bastimento?
CASIO
Su navío está bien carenado, y su piloto es navegante experto y competente. Por tanto, mi esperanza todavía, aún no herida de muerte, admite cura.
VOCES
(Adentro) ¡Una vela!, ¡una vela!

Entra otro caballero.
CASIO
¿A qué ese ruido?
CABALLERO2°
El pueblo está desierto, y en la playa amontonada está la gente y grita: ¡Una vela!
CASIO
Me dice la esperanza que es el gobernador. (Se oyen disparos).
CABALLERO 2°
¿No oyen la salva? Amigos son al menos.
CASIO
Yo les suplico que se informen quién es el que ha llegado.
CABALLERO 2°
Al punto voy. (Se va).
MONTANO
Dime, mi teniente: ¿Está casado tu jefe, el moro?
CASIO
Y con gran suerte; pueslogró una dama que en vano a describir la fama aspira; supera en hermosura los elogios de lisonjeras plumas, y en riqueza de naturales galas vence al arte.

Vuelve a entrar el caballero 2"
CASIO
Dinos, ¿quién ha arribado?
CABALLERO 2°
Es un tal Yago, del general alférez.
CASIO
Ha tenido rápida y favorable travesía. Las tempestades y los gruesos mares, , traidores encubiertos para daño de la inocentequilla, cual si tuvieran sentido de lo bello, un breve instante su natural mortífero olvidando, dejaron a Desdémona divina libre y seguro el paso.
MONTANO
¿Y quién es ella?
CASIO
La de quien te hablé, la capitana de nuestro capitán, cuya llegada aquí anticipa al menos en siete días nuestras esperanzas. Gran Dios, a Otelo ampara, haz que bendiga su gallarda nave pronto esta playa, y como amantetierno en brazos de Desdémona suspire, avive el fuego en nuestras almas tibias, y alivio a Chipre dé.

Entran Desdémona, Emilia, Yago, Rodrigo y acompañamiento.
CASIO
¡Miren, mírenla! A tierra echó la nave sus riquezas; nobles de Chipre, hínquense humildes; salve, señora, y que el amor del cielo por todas partes sin cesar te siga y te rodee.
DESDÉMONA
Valiente Casio, gracias. ¿Qué nuevas puedes...
tracking img