Al pueblo nunca le toca

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2203 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 25 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Capítulo I
Casiano y Baltasar, los protagonistas de la historia, son un par de amigos que desde jóvenes discutían apasionadamente acerca de cómo se desarrollan las políticas de cada uno de sus partidos para poder perpetuarse en el poder. Ellos crecen y viven en el epicentro de la política colombiana: Bogotá, que en aquella época era un villorrio apacible que compensaba su atraso material con elculto al espíritu. Todas las discusiones de Casiano y Baltasar giraban en torno a la política colombiana. En 1918, Colombia venía siendo dirigida por la hegemonía conservadora, situación que tenía en crisis a Baltasar, ya que quería ver a los liberales en el poder para que el pueblo reinara. La presidencia en aquella época la asumió Marco Fidel Suárez, quién derrotó en las urnas al pueblosoberano, representado por el maestro Valencia. Luego vino el gobierno de Pedro Nel Ospina, del cual Baltasar adquirió un ejemplar del periódico “el Nuevo Tiempo”, arrancó la foto del vencedor, y se encerró en el excusado, no precisamente a contemplar el retrato del vencedor.
La hegemonía conservadora satisfacía de sobremanera a Casiano, que no desaprovechaba oportunidad para burlarse de su amigoBaltasar. Baltasar no dejaba de pensar y llorar por la derrota electoral, él decía que quien se iba a aguantar a Casiano; pero que antes de que Casiano le dijera algo él le iba a decir cuatro verdades. Aunque las charlas entre estos amigos comenzaban de forma saludable, siempre salían indignados por no poder concordar en sus ideologías. Alguna vez Casiano le dejo a Baltasar:
¿Qué es el pueblo? Para míes un rebaño de indios analfabetos y henchidos, de obreros ignorantes y desnutridos, de empleados impotentes como tú…
A Baltasar no le gusto este comentario y golpeo fuertemente la mesa donde estaba sentado y le dijo a Casiano que mas impotente era él; y Casiano continuaba diciendo:
“…el pueblo no es más que un rebaño manso y sumiso, manejado por unos pastores audaces e inescrupulosos que son lospolíticos de uno y otro partido, que hacen con él lo que les da la gana…”. Baltasar respondió, para mi el pueblo es mas grandioso, sublime...Un conglomerado de hombres libres, capaces de gobernarse a si mismos, de dictar leyes para su beneficio, de impartir justicia entre ellos.
Luego de dialogar tanto tiempo decidieron marcharse. Era la media noche y los dos amigos coincidieron al quejarse dela temperatura, los dos se alegraron mucho por este hecho.
Cuando Baltasar iba camino a su casa, salio un borracho del café roma; este decía: ¡que viva el feneral Pedro Nel Ospina!, ¡que viva cristo rey!, ¡que mueran los rojos herefes! el borracho le dijo a Baltasar que si no le gustaba lo que oía que dijera para romperle la cara con el tubo que llevaba en mano. Baltasar respondió: señor yosoy tan conservador como usted; a Baltasar le toco alabar al general Ospina y deshonrar al general herrera.
Capítulo II
Doña Tránsito carrasco viuda del coronel Teodosio Rosillo alquilaba los cuartos de su casa al que llegaron el doctor Hermelindo Acuña, doña Filomena Reina y Casiano Pardo. Al día siguiente Casiano tuvo una discusión con doña Filomena. Luego Casiano se dirigió a la floristeríael jazmín donde se encontraba el señor Acuña y doña Filomena; cuando entro saludó a Chavita la trabajadora y le dijo que lo acompañara a la casa para mostrarle una cosita. Ella no quería hasta que al final pudo convencerla.
Cuando llegaron a la casa, Casiano cerró la puerta y se quito el saco y la corbata, y enseguida se tiro sobre Chavita a darle besos en la cara y cuello; los dos se quitaron laropa y paso le que debía de pasar. Luego de que los dos enamorados se hubieran consumado Casiano le dijo a Chavita que tenían que repetirlo próximamente. Él le pidió a Chavita sus calzones, después se vistieron rápidamente para irse. El viernes siguiente fue a confesarse y le dijo al padre que había fornicado, el padre preguntó: ¿cuántas veces? Casiano respondió: solo una. El padre le pregunto...
tracking img