Alala

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (394 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 11 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Infierno
Canto IV

Un fuerte trueno hizo que despertara sobresaltado. Noté que habíamos cruzado al otro lado del río aunque todo era tan oscuro que no podía distinguir objeto alguno por más que meesforzaba.

―Descendamos ahora al mundo de las tinieblas ―dijo el poeta con el rostro desencajado―, yo iré delante y tu me seguirás.

―Pero como puedo ir si veo que tú mismo tienes miedo.

―Laexpresión en mi rostro no es de miedo, sino de lástima por los que son condenados en este abismo.

Y entramos en el primer círculo de la mansión infernal.

Allí no se escuchaban lamentos, sinosuspiros de una multitud de hombres, mujeres y niños.

―Los que ves no son pecadores ―dijo mi maestro― pero no han recibido el sacramento del bautizo. Yo estoy entre los condenados de este Limbo.―Maestro, ¿nadie puede salir de aquí para ser bienaventurado? ―pregunté muy preocupado por su destino.

―Cuando recién llegué aquí, bajó el hijo de Dios y rescató a Adán, Abel, Noé y Moisés, Abraham,David y muchos más. Aparte de ellos, nadie más ha sido salvado.

Mientras andábamos, vi un resplandor que se imponía en las tinieblas y cerca a él a mucha gente.

―¿Por qué ellos están separados delos demás? ―pregunté

―Ellos viven sin castigo gracias a sus mérito y la fama que consiguieron.

Entonces escuché una voz que decía: “¡Honra al gran poeta que regresa!” y noté que se refería a mimaestro. Cuatro sombras se acercaron a nosotros.

―Míralos ―dijo mi maestro― el que lleva la espada es Homero, lo acompañan Horacio, Ovidio y Lucano. Y se unen a mí para compartir la honra de la quete hablé.

Se reunieron entonces los cinco sabios y luego de hablar un rato, mi maestro me sonrió y los poetas me honraron al considerarme el sexto entre ellos.

Caminamos los seis y llegamos aun castillo cercado por siete murallas y rodeado por un arroyuelo por el que cruzamos como si fuera tierra firme. Cruzamos las murallas y nos encontramos en un prado de fresca hierba. Ahí había...
tracking img