Algunas corrientes de la ciencia juridica

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 21 (5006 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 21 de febrero de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
C O N C E P C I O N E S Y MÉTODOS JURÍDICOS TRADICIONALES Y ALGUNAS CORRIENTES DEL PENSAMIENTO CONTEMPORÁNEO
(UN LIBRO DEL PROFESOR HERNÁNDEZ GIL)

Ante el reciente libro de Antonio Hernández Gil: Metodología de la Ciencia del Derecho. I : Las concesiones y métodos jurídicos tradicionales. £1 proceso de su revisión. II: Algunas corrientes generales del pensamiento. El estructuralismo y laciencia jurídica {Madrid, i9ji), tenemos que lamentar que las limitaciones de una nota crítica no nos permitan una mayor •consideración, la que el libro evidentemente merece. No renunciamos, sin •embargo, a ello y esperamos que la próxima y anunciada aparición del volumen III nos brinde una nueva y feliz oportunidad. Y hasta nos gustaría algún día que nosotros, o alguien más autorizado, pudieserecoger la doctrina filosófico-jurídica del profesor Hernández Gil, que es, ciertamente, interesante y podría parecer sorprendentemente documentada si tenemos en •cuenta que su autor (doctísimo civilista que dedica a la docencia de la ciencia y a la aplicación del Derecho su fecunda actividad) no profesa oficialmente la Filosofía del Derecho. Pero Hernández Gil siente vivamente la inquietud en queconsiste el filosofar y, fiel a ella, ha venido haciendo aportaciones muy notables a la Filosofía jurídica y al Derecho natural, y a sus incesantes problemas que, por ser eternos, son siempre actuales. Y lo hace en una posición plenamente ortodoxa, que compartimos, y con una aguda precisión y gran competencia que nos revelan el conocimiento cabal que tiene de las concepciones y métodos jurídicostradicionales y de las corrientes contemporáneas de la Ciencia y de la Filosofía jurídica. Sólo quien ha llegado a ser maestro puede proporcionarnos no sólo la información documentada, sino, y sobre todo, la captación precisa de la doctrina de las demás, haciendo de ella una síntesis crítica, y enjuiciarla, pon•derada y objetivamente, con los argumentos propios. Esto es lo que hace Hernández Gil en estaobra. El volumen I es una «auténtica reimpresión» de su Metodología del De-

"3

EMILIO SERRANO VILLAFAÑE

recho (publicada hace veinticinco años y agotada hace tiempo), cuyo titule sustituye ahora por el de Metodología de la Ciencia del Derecho, y el subtí' tulo «es una exigencia del nuevo contenido que se introduce al proseguir la obra», porque «el ámbito ideológico y cultural en que hoyaparecemos inseptos es muy distinto del imperante cuando se concibió y escribió este.volumen». Pero el libro, que «resiste con dignidad las mutaciones posteriores», es más bien confirmación que discrepancia, y «en modo alguno cabe pensar en retractación». Comprende este volumen cnce densos capítulos en los que el autor recoge las principales tendencias metodológicas jurídicas y las doctrinasfilosóficascon repercusiones en la metodología jurídica. En primer lugar, la doctrina del Derecho natural, porque si el iusnaturalismo, en sí, no es una dirección metodológica, «ninguna consideración del Derecho es tan plena y trascendente como la emanada de la doctrina iusnaturalista» ya que «se desenvuelve en el marcode !a filosofía, en el de la antropología y, en importantes sectores, en el de Ixteología». El iusnaturalismo defendido por el autor es el de la tradición grecoromana y escolástica, el de la Escuela española del siglo XVI, «el de la más elevada y genuina filosofía española del Derecho» (cuyos rasgos comunes señala concisa y acertadamente Hernández Gil) y al que no pueden comprender «las censuras que se dirigen al iusnaturalismo» (se refiere el autor a la dirección racionalistade los siglos XVII y xvm). Expone seguidamente las direcciones metodológicas positivistas o que tienem su base en el positivismo, empezando por los métodos exegéticos, la Escuela francesa de la exégesis (para la que «el Derecho positivo lo es todo, y todo el Derecho positivo está constituido por la ley»); la Escuela histórica que, era su actitud antifilosófica, disocia lo jurídico de lo moral;...
tracking img