Analisis critico jhon locke

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 53 (13135 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 3 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Razón natural y racionalidad política en el Leviatán de Thomas Hobbes

67

Razón natural y racionalidad política en el Leviatán de Thomas Hobbes
Corina Inés Branda

Introducción En este trabajo, mi intención es analizar en el pensamiento de Thomas Hobbes, a partir de la obra El Leviatán, la noción de racionalidad política. Para tal fin, me propongo estudiar, en un primer momento, loselementos psicológicos de la naturaleza humana, las pasiones y la razón natural, en el estado de naturaleza o estado prepolítico de la teoría política hobbesiana. Este comienzo no es caprichoso, ya que la misma filosofía política hobbesiana comienza con el estudio de la naturaleza humana. En un segundo momento analizaré desde la perspectiva del filósofo inglés, el papel y la relación que losmencionados elementos juegan a la hora de la construcción del más grande de los artificios humanos: el Estado. En un tercer y último momento, el análisis se centrará en la problematización de la noción de racionalidad política que se instituye con el Estado, al igual que su relación con las pasiones y la razón naturales. I. Pasiones y razón natural
RAZÓN, h. 1140. Del lat. RATIO, -ONIS, ‘razonamiento,razón’, propte. ‘cálculo, cuenta’. Por vía culta ración, h. 1140, que de ‘cuenta’ pasó a ‘porción’. (Joan Corominas, Breve Diccionario Etimológico de la Lengua Castellana) «... y en su avidez por tener más abundancia en estos placeres andan entre sí a cornadas y a coces con cascos de hierro y acaban por matarse a causa de su insaciable deseo, todo porque no hacen uso de alimentos reales y no colman laparte de sí mismos que existe realmente y que puede contener aquellos alimentos». (Platón, República, 586 b) Res publica, 20, 2008, pp. 67-94

68 I.1. De la etiología de las pasiones

Corina Inés Branda

El primer libro del Leviatán Hobbes lo destina al estudio de la psicología humana. La filosofía política hobbesiana comienza con dicho estudio. Los principios políticos de su teoríafilosófica son derivados de la naturaleza humana1. Hobbes sostiene que en el estado de naturaleza los hombres están dominados por las pasiones, siendo éstas similares en el género humano. Donde el autor establece una diferencia es en el objeto de las mismas. Entre las pasiones que señala en la introducción del Leviatán se encuentran: el deseo, el temor y la esperanza. El comienzo de la más importante obrade filosofía política hobbesiana pondría de manifiesto la intencionalidad por parte del filósofo inglés de leer al hombre a la luz de sí mismo, de su propia naturaleza, sin el tamiz de ningún principio suprahumano o ideológico. Enriqueciendo lo expresado afirma Dotti: «El punto de partida argumentativo de los modernos es esa aparente descripción neutra de conductas, resultante del análisis de undato presuntamente objetivo: la «naturaleza humana», de la cual las prescripciones propuestas se derivarían de un modo lógico y, por así decir, desideologizado»2. La presión que ejercen en los sentidos el movimiento de las cosas exteriores es la causa de las sensaciones. Hobbes, al igual que Descartes, considera a las sensaciones el único y primigenio elemento psicológico con el que cuenta cadapensador3. Esa presión generada por el movimiento externo de las cosas dispara en el individuo movimientos endógenos, de los cuales, cuando se debilitan porque son apartados los objetos que originaron dicha presión sobre los órganos de los sentidos, deviene la imagen de ese objeto. Entre los órganos de los sentidos y los objetos no hay más que movimiento. «En efecto: aún después que el objeto hasido apartado de nosotros, si cerramos los ojos seguiremos reteniendo una imagen de la cosa vista, aunque menos precisa que cuando la veíamos»4. El acto psíquico de la percepción sensible nace del movimiento, «ese movimiento que es propio de la percepción animal, un movimiento que perdura,
1 Véase E. Cassirer, El mito del Estado. FCE, México, 1985, p. 195. 2 J. Dotti, «Lo político moderno», en...
tracking img