Analogias

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (659 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 23 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Las costumbres de los ahogados
Hemos tenido la ocasión de establecer algunas relaciones bastantes íntimas con esos interesantes borrachos perdidos del acuatismo. Según nuestras observaciones, unahogado no es un hombre muerto por sumersión, pese a que así tiende a acreditarlo la opinión común: es un ser aparte, con hábitos especiales y que se adaptaría, creemos, de maravilla en su medio si sequisiese dejarlo habitar allí un tiempo conveniente. Es notable que se conserven mejor en el agua que al aire libre. Sus costumbres son extravagantes y –aunque les guste juguetear en el mismo elementoque los peces– diametralmente opuestas, si osamos decirlo así, a las de éstos; en efecto, mientras que los peces, como se sabe, viajan sólo remontando la corriente, es decir, en el sentido que ejercitamejor a su energía, las víctimas de la funesta pasión del acuatismo se abandonan a la corriente del agua como habiendo perdido todo empuje, en una perezosa indolencia. No revelan su actividad más quepor movimientos de cabeza, reverencias, zalemas, semivolteretas y otros gestos corteses a los que tiene afición cuando salen a recibir a hombres terrenos. Estas demostraciones no tienen, a nuestroparecer, ningún alcance sociológico; no hay más que ver en ellas el hipo inconsciente del borracho o el juego de un animal.
El ahogado señala su presencia como la anguila, por la aparición de burbujasen la superficie del agua. Se los captura, lo mismo que a las anguilas, con el arpón; es menos ventajoso tender con esa intención líneas de fondo.
Se puede ser inducido al error, en cuanto a lasburbujas, por la gesticulación incon-siderada de un simple ser humano que no está todavía sino en el estado de pasantía a ahogado. El ser humano, en ese caso, es extremadamente peligroso y absolutamentecomparable, como lo hemos anunciado más arriba, a un borracho perdido. La filantropía y la prudencia obligan entonces a distinguir dos fases en su salvataje: 1) exhortación a la calma; 2) el...
tracking img