Anaxagoras

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1071 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 26 de agosto de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
ANAXÁGORAS
Biografías. Filósofo griego de la escuela jónica. Nació en Clazomene el primer año de la Olimpiada 70, quinientos antes de J. C.; murió en Lampsaco en 428. Era hijo de una familia ilustre, y su padre Hegesíbulo o Eubulo le dejó grandes riquezas; pero él abandonó su hacienda, o por lo menos la administración de ella, a sus parientes, y se dedicó desde un principio con gran ardor alestudio. Parece que oyó las lecciones de Anaxímenes y que se trasladó más tarde a Atenas, donde enseñó su doctrina por espacio de 30 años, contando entre sus discípulos a Pericles y Eurípies; y según algunos, al mismo Sócrates. En sus doctrinas de física y de astronomía combatió Anaxágoras muchas supersticiones de su tiempo; y fuera efecto de la audacia de sus enseñanzas o consecuencia delcosmopolitismo exagerado que profesaba, corrigiendo lo estrecho del sentimiento patriótico y llegando a afirmar que «el hombre ha nacido para contemplar los astros,» fue condenado como herético y según unos desterrado, mientras otros dicen que huyó de Atenas; entregándose a un destierro voluntario y dejándose morir de hambre. Aunque tuvo amistad íntima con Pericles y gozó con él de gran favor, no levalieron éste ni aquélla para evitar que se excitasen los odios contra él. Algunos historiadores aseguran que también fue acusado del vicio del medismo o sea de favorecer los intereses del rey de Persia contra los sagrados de la patria. Lo que es indudable es que murió fuera de Atenas, en el destierro, el año 428 antes de J.C. Importa fijar este hecho significativo de la intolerancia de Grecia contra eltestimonio de muchos historiadores (incluso el célebre Zeller) y contra el juicio general que atribuye una tolerancia al paganismo, que se ensalza cuando los cristianos comienzan a sacrificar víctimas a su ortodoxia. Sin embargo, no existía esta decantada tolerancia, pues, además del caso conocidísimo de la prisión y muerte de Sócrates y del que aquí citamos de Anaxágoras, se vieron otros varios(V. LANGE, Histoire du Materialisme, T. I., nota 2 de la primera parte). La mitología, revestida por los poetas clásicos de formas seductoras y agradables, era especie de terreno neutral, en el cual coincidían las masas populares con las clases ilustradas. La muchedumbre creía poco o nada en las divinidades de que habían los poetas poblado el Olimpo; consagraba, por el contrario, todo su culto a ladivinidad propia de la ciudad o de la comarca (que siempre reviste la superstición este carácter local), cuya imagen era considerada como santa. No veneraban las muchedumbres las bellísimas estatuas de los artistas célebres, sino las antiguas toscamente talladas, pero santificadas y consagradas por la tradición. Existía por tanto entre los griegos una ortodoxia fanática, que se apoyaba en losintereses de una orgullosa casta sacerdotal y a la vez en la fe de las masas, ávidas de los favores divinos. Tal vez se hubiera olvidado todo esto si no se hubiese obligado a Sócrates a beber la cicuta. El mismo Aristóteles huyó de Atenas para evitar que esta ciudad cometiese un segundo atentado contra la filosofía. Protágoras tuvo que huir, y su escrito sobre los dioses fue quemado por orden de losmagistrados. Anaxágoras escapó de la prisión para morir en el destierro y además Teodoro el ateo, y según algunos Diógenes de Apolonio, fueron perseguidos por negar la existencia de los dioses. ¡Todo esto pasó en el pueblo más humano y más culto de Grecia, en Atenas!

Por cima de la variedad de elementos que ofrece el mundo exterior, semejantes todos entre sí, homereios, reconoce Anaxágoras launidad de la inteligencia (νοϋσ), principio de movimiento y de orden, simple en sí mismo y con dos atributos: el conocimiento y el movimiento. No cree Anaxágoras que el orden sea efecto de la casualidad o de acción espontánea de la naturaleza material, sino que busca su causa en la existencia de un principio inteligente, distinto del mundo exterior. «Todas las cosas, dice, se hallaban en los...
tracking img