Andamios-benedetti

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 287 (71555 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 20 de octubre de 2009
Leer documento completo
Vista previa del texto
MARIO BENEDETTI

ANDAMIOS

EDITORIAL SUDAMERICANA
BUENOS AIRES

a Roque, Zelmar, Paco, Rodolfo y Haroldo exiliados para siempre en mi memoria

O lugar a que se volta é sempre outro A gare a que se volta é outra, Ja não está a mesma gente, nem a mesma luz, nem a mesma filosofia.
FERNANDO PESSOA

y y y y

encontré encontré encontré encontré

el molde de unos pies luego el molde deun cuerpo luego el molde de unas paredes luego el molde de una casa que era como mi casa.
HUMBERTO MEGGET

ANDAMIO PRELIMINAR Hasta ahora mis novelas habían nacido sin introito, pero ocurre que no estoy muy seguro de que este libro sea una novela propiamente dicha (o propiamente escrita). Más bien lo veo como un sistema o colección de andamios. El Diccionario de la Lengua Española (RealAcademia Española, Madrid, 1992), incluye entre otras la siguiente definición de andamio: “Armazón de tablones o vigas puestos horizontalmente y sostenidos en pies derechos o puentes, o de otra manera, que sirve para colocarse encima de ella y trabajar en la construcción o reparación de edificios, pintar paredes o techos, subir o bajar estatuas u otras cosas, etc. U. t. en sent. fig.” (Me gustó sobretodo eso de las estatuas). Como podrá comprobar el lector, si se anima a emprender su lectura, este libro trata de los sucesivos encuentros y desencuentros de un desexiliado que, tras doce años de obligada ausencia, retorna a su Montevideo de origen con un fardo de nostalgias, prejuicios, esperanzas y soledades. A pesar de ser yo mismo un desexiliado, advierto que no se trata de una autobiografíasino de un puzzle de ficción, compaginado merced a la mutación de realidades varias, casi todas ajenas o inventadas, y alguna que otra propia. Por otra parte, de ningún modo pretende ser una interpretación psicológica, sociológica ni mucho menos antropológica, de una repatriación más o menos colectiva, sino algo más lúdico y flexible: la restauración imaginaria de un regreso individual. Eldesexiliado de marras no se enfrenta a un conglomerado social ni a un país oficial u oficioso, sino a su país personal, ese que llevaba dentro de sí y lo aguardaba fuera de sí. De ahí el inevitable cotejo del país propio de antes con el país propio de ahora, del presente que fue con el presente que vendrá, visto y entrevisto desde el presente
11

que es. El desexiliado, aunque a veces recurra amenciones tangenciales, no se detiene en variaciones políticas o meteorológicas, cotizaciones de Bolsa o resultados futbolísticos, inflaciones o deflaciones, ni siquiera en esperanzas o frustraciones de un electorado fluctuante y todavía inseguro; más bien busca sus privados puntos y pautas de referencia y aquí y allá va comprobando la validez o invalidez de sus añoranzas, como una forma rudimentaria deverificar hasta dónde y desde cuándo su país personal ha cambiado y comprobar que tampoco él es el mismo de doce años atrás. Como bien ha intuido Haro Tecglen, “el estado actual de la democracia es la imperfección. A veces —muy pocas— alcanza la gracia; cuando los ciudadanos adictos la aceptan como imperfecta y asumen que es un régimen en construcción continua cuyo edificio jamás estaráterminado: un sistema sin final posible”. Conforme. Todo “régimen en construcción continua” precisa de andamios, y más aún si “jamás estará terminado”. En ese contexto, cada capítulo de este libro puede o quiere ser un andamio, o sea un elemento restaurador, a veces distante de los otros andamios. Algunos de éstos se sostienen (Academia dixit) “en pies derechos [¿por qué no izquierdos?] y puentes” delpasado, mientras que otros inauguran nuevas apoyaturas. Todo ello anotado con la irregularidad y el picoteo de temas y criaturas que convoca la explicable curiosidad o la tímida emoción del regresado. No piense el lector que aquí le endilgo de contrabando una reseña (auto)crítica, ni mucho menos una parrafada de autopromoción. Todo lo contrario. Se trata simplemente de avisarle, francamente y desde...
tracking img