Antelo Educar

Notas sobre la (incalculable) experiencia de educar * En la película Mi novia Polly (Along Came Polly, EE.UU., 2004, dir.: John Hamburg), Reuben Feffer (Ben Stiller) es un meticuloso analista de riesgos que trabaja para una prestigiosa compañía aseguradora. La obsesión por calcular y prevenir todo no evita que su esposa Lisa (Debra Messing)lo abandone en su luna de miel y lo permute por unmusculoso instructor de buceo nudista. El colapso de la vida frenéticamente preservada, metódica, prevista e higiénicamente calculada de Reuben recién habrá de menguar cuando se reencuentre, conozca y se inmiscuya en la vida de Polly (Jennifer Aniston), ex compañera escolar, excéntrica camarera, libre, autónoma y superada que rehúye todo tipo de compromisos y agendas. El film ayuda a entender el cursohabitual de la experiencia educativa, es decir, una experiencia con lo incalculable. Intento compartir con ustedes algunos rasgos característicos de esta experiencia. a- Cualquier definición de la educación incluye la idea de influencia. No hay educación sin unos seres que influyen a otros. Los manuales de pedagogía hablan de la acción educativa como aquella acción que unos ejercen sobre otros. Porotra parte, la idea de intervención es inherente al acto educativo, en el sentido preciso de pretender forzar el comportamiento del otro. Para que haya una educación tiene que haber, entonces, más de uno y para que haya una educación tiene que haber una especie de voluntad de influenciar, provocar, impactar al otro. Una intencionalidad. Claro que para dirigirse al otro, en esos términos, uno debesuponer que el otro es un animal medianamente influenciable. De allí se deriva una serie de discusiones acerca de las dosis, los modos o modalidades de esa influencia. Uno puede aspirar a domesticarlo, amansarlo, inhibirlo, refrenarlo, liberarlo, matarlo, transformarlo en un sujeto crítico y comprometido con la realidad social, etc. La influencia puede pretender ejercerse por un período concretode tiempo, ocasionalmente o para toda la vida. Las cosas que se pueden hacer con alguien son inconmensurables. Pero no hay educación si no hay una suposición (y acción en consecuencia) de que el otro es un animal influenciable o, diríamos, educable. b- Una característica singular de la intervención educativa es su inadecuación o, quizá sea más exacto decir, su carácter desmedido, desmesurado (1),inapropiado, no correspondido. Por un lado, porque entre la suposición de que el otro a educar es un ser medianamente influenciable y el efecto final de la acción consecuente, no hay proporción alguna. Los rastros de ese influenciar, si los hay, si podemos al fin encontrarlos, siempre son parcos o difusos, siempre llegan a destiempo o se nos escapan. Por el otro, en tanto se trata de unaintervención que está siempre en falta con el resultado, quiero decir que el resultado llega tarde o nunca, llega de golpe o muy lentamente, llega en el momento indicado o cuando no tiene valor, es decir que se trata de una operación que precisa omitir en algún punto la determinación plena del resultado (y esto no quiere decir desinteresarse, deshacerse de la preocupación por el resultado), la intervencióneducativa conoce las desventuras inexorables de la no correspondencia o el demorar (cuando no la ausencia) de los signos y respuestas causales a la intencionalidad que la mueve. Es lo que en el libro reciente de conversaciones entre Jacques Derrida y Elisabeth Roudinesco (2003), en un capítulo llamado “Imprevisible libertad”, es definido como lo incalculable. Lo no calculable. Lo que escapa atodo cálculo. Lo incalculable, se dice ahí, es el encuentro con el otro. El enfrentamiento con el otro, “la opacidad de ese encuentro y sus felicidades” contra “todo ideal de eco completo, de recepción traslúcida” (Steiner, 1991:170). Es decir, la intervención sobre el otro se ejecuta a condición de no poder saber nada, a priori, acerca del resultado final. La expresión común “mirá con lo que me...
tracking img