Anthon chejov el jardin de los cerezos

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 130 (32311 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 20 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
El jardín de los cerezos
Anton Pavlovich Chejov

Índice


El jardín de los cerezos Primera parte Segunda parte Tercera parte Cuarta parte El misterio Un hombre irascible Un viaje de novios La víspera de la Cuaresma En la administración de Correos Un padre de familia La cronología viviente El fracaso La víspera del juicio Memorias de un reo Los extraviados Los simuladores Los hombres queestán de más El camaleón La muerte de un funcionario público ¡Qué público!

o o o o o o o o o

o o o o o o

El jardín de los cerezos
Anton Pavlovich Chejov

PERSONAJES

LUBOVA A DREIEV A RA EVSKAIA, propietaria rural. A IA, diecisiete años, su hija. VARIA, veinticuatro años, su hija adoptiva. LEÓ IDAS A DREIEVITCH GAIEF, hermano de Lubova Andreievna. YERMOLAI ALEXIEVITCH LOPAKHI ,mercader. PIOTOR SERGI EVITCH TROFIMOF, estudiante. PITSCHIK BORISAVITCH SIMEACOF, pequeño propietario rural. CARLOTA YVA OV A. SIMEÓ PA TELEIVITCH EPIFOTOF, administrador. DU IASCHA, camarera. FIRZ, ochenta y siete años, camarero. YASCHA, joven ayuda de cámara. Un desconocido. El jefe de la estación del ferrocarril. PESTOVITCH TCHI OV IK, funcionario público. Gente en visita. Sirvientes.

Primeraparte
Casa-habitación en la finca de Lubova Andreievna. Aposento llamado «de los niños», porque allí durmieron siempre los niños de la familia. Una puerta comunica con el cuarto de Ania. Muebles sólidos, de caoba barnizada, estilo 1830. Macizo velador. Amplio canapé. Viejo armario. En las paredes, litografías iluminadas. Despunta el alba de un día del mes de mayo. Luz matinal, tenue, propia de loscrepúsculos del orte. Por la ancha ventana, el jardín de los cerezos muestra a todos sus árboles en flor. La blancura tenue de las flores armonízase con la suave claridad del horizonte, que se ilumina poco a poco. El jardín de los cerezos es la belleza, el tesoro de la finca; es el orgullo de los propietarios. Aquí están Duniascha, en pie, con una vela en la mano; Lopakhin, sentado, con un libroabierto delante de sus ojos.

LOPAKHIN (aplicando el oído). -Paréceme que el tren ha llegado por fin. ¡Gracias a Dios! ¿Puedes decirme qué hora es? DUNIASCHA. -Son las dos. (Apaga la bujía.) Ya lo ve usted, amanece. LOPAKHIN. -El tren lleva dos horas de retraso, por lo menos. Pero ¿quién se admira ya de los retrasos de los trenes? Después de todo, soy un imbécil. Sí, soy un imbécil. Vinejustamente para ir al encuentro del tren. Procediendo con toda la calma imaginable, hubiera llegado a tiempo, puesto que el tren anda retrasado dos horas, como de costumbre. Tomé un libro para mantenerme despierto, y me dormí apenas hube leído las primeras líneas. ¿Por qué no me despertasteis, Duniascha? DUNIASCHA. -Muy sencillo. Porque supuse que se habría despertado sin necesidad de mí. (Escuchandorumores que vienen de fuera.) Ya llegaron... ¡Escuche!... LOPAKHIN (escuchando a su vez). -No. ¡Esto no puede ser! Teníamos que haber recogido el equipaje, hacerlo cargar, acomodarlo en los coches, y eso, y lo otro, y lo de más allá... ¿Cómo es posible que ya estén ahí?... Lubova Andreievna ha residido en el extranjero por espacio de cinco años. Mucho debe de haber cambiado. En el extranjero secontraen nuevos hábitos, se cambian las ideas, se modifica el carácter. Como quiera que sea, Lubova Andreievna es una excelente mujer, llana, tratable, de buen corazón. Me acuerdo de que, siendo yo un muchachuelo de ocho años, mi padre, mercader de un pueblo inmediato, me pegó en la cara, no sé por qué, y me brotó sangre de la nariz. Lubova Andreievna, entonces tan jovencita, tan delgada, tan cándida,me tomó de la mano, me condujo al lavabo, que precisamente se hallaba en esta habitación, y me dijo: «No llores, aldeanito, no llores; esto no será nada. De aquí a tu boda, todo habrá pasado...»(1). ¡Ah, sí; aldeanito! En efecto: mi padre era un labriego, nada más que un insignificante labriego; pero yo, ahora, uso chaleco blanco y calzo botas amarillas... No cabe duda, soy rico; tengo muchísimo...
tracking img