Anticristo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1117 palabras )
  • Descarga(s) : 7
  • Publicado : 9 de junio de 2009
Leer documento completo
Vista previa del texto
Acurdate
Juan Rulfo

Acurdate de Urbano Gmez, hijo de don Urbano, nieto de Dimas, aqul que diriga las pastorelas y que muri recitando el "rezonga ngel maldito" cuando la poca de la gripe. De esto hace ya aos, quiz quince. Pero te debes acordar de l. Acurdate que le decamos "el Abuelo" por aquello de que su otro hijo, Fidencio Gmez, tena dos hijas muy juguetonas: una prieta y chaparrita, quepor mal nombre le decan la Arremangada, y la otra que era rete alta y que tena los ojos zarcos y que hasta se deca que ni era suya y que por ms seas estaba enferma del hipo. Acurdate del relajo que armaba cuando estbamos en misa y que a la mera hora de la Elevacin soltaba un ataque de hipo, que pareca como si estuviera riendo y llorando a la vez, hasta que la sacaban fuera y le daban tantita aguacon azcar y entonces se calmaba. Esa acab casndose con Lucio Chico, dueo de la mezcalera que antes fue de Librado, ro arriba, por donde est el molino de linaza de los Tedulos.
Acurdate que a su madre le decan la Berenjena porque siempre andaba metida en los y de cada lo sala con un muchacho. Se dice que tuvo su dinerito, pero se lo acab en los entierros, pues todos los hijos se le moran recinnacidos y siempre les mandaba cantar alabanzas, llevndolos al panten entre msica y coros de monaguillos que cantaban "hosannas" y "glorias" y la cancin esa de "ah te mando, Seor, otro angelito". De eso se qued pobre, porque le resultaba caro cada funeral, por eso de las canelas que les daba a los invitados del velorio. Slo le vivieron dos, el Urbano y la Natalia, que ya nacieron pobres y a los queella no vio crecer, porque se muri en el ltimo parto que tuvo, ya de grande, pegada a los cincuenta aos.
La debes haber conocido, pues era muy discutidora y cada rato andaba en pleito con las vendedoras en la plaza del mercado porque le queran dar muy caros los jitomates, pegaba gritos y deca que la estaban robando. Despus, ya pobre, se le vea rondando entre la basura, juntando rabos decebolla, ejotes ya sancochados y alguno que otro cauto de caa "para que se les endulzara la boca a sus hijos". Tena dos, como ya te digo, que fueron los nicos que se le lograron. Despus no se supo ya de ella.
Ese Urbano Gmez era ms o menos de nuestra edad, apenas unos meses ms grande, muy bueno para jugar a la rayuela y para las trcalas. Acurdate que nos venda clavellinas y nosotros se lascomprbamos, cuando lo ms fcil era ir a cortarlas al cerro. Nos venda mangos verdes que se robaba del mango que estaba en el patio de la escuela y naranjas con chile que compraba en la portera a dos centavos y que luego nos las revenda a cinco. Rifaba cuanta porquera y media traa en el bolso: canicas gata, trompos y zumbadores y hasta mayates verdes, de esos a los que se les amarra un hilo en una pata paraque no vuelen muy lejos. Nos traficaba a todos, acurdate.
Era cuado de Nachito Rivero, aquel que se volvi tonto a los pocos das de casado y que Ins, su mujer, para mantenerse tuvo que poner un puesto de tepeche en la garita del camino real, mientras Nachito se viva tocando canciones todas refinadas en una mandolina que le prestaban en la peluquera de don Refugio.
Y nosotros bamos con Urbano aver a su hermana, a bebernos el tepeche que siempre le quedbamos a deber y que nunca le pagbamos, porque nunca tenamos dinero. Despus hasta se qued sin amigos, porque todos al verlo, le sacbamos la vuelta para que no fuera a cobrarnos.
Quiz entonces se vio malo, o quiz ya era de nacimiento.
Lo expulsaron de la escuela antes del quinto ao, porque lo encontraron con su prima la Arremangadajugando a marido y mujer detrs de los lavaderos, metidos en un aljibe seco. Lo sacaron de las orejas por la puerta grande entre el risn de todos, pasndolo por una fila de muchachos y muchachas para avergonzarlo. Y l pas por all, con la cara levantada, amenazndolos a todos con la mano y como diciendo: "Ya me las pagarn caro".
Y despus a ella, que sali haciendo pucheros y con la mirada raspando los...
tracking img