Antologia De Cuentos

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1597 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 25 de septiembre de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
REFERENCIAS
http://www.servicioskoinonia.org/cuentoscortos/articulo.php?num=072
http://www.servicioskoinonia.org/cuentoscortos/articulo.php?num=075
http://www.servicioskoinonia.org/cuentoscortos/articulo.php?num=039
http://www.servicioskoinonia.org/cuentoscortos/articulo.php?num=073
http://www.servicioskoinonia.org/cuentoscortos/articulo.php?num=045http://www.servicioskoinonia.org/cuentoscortos/articulo.php?num=071
http://www.servicioskoinonia.org/cuentoscortos/articulo.php?num=027
http://www.servicioskoinonia.org/cuentoscortos/articulo.php?num=038
http://www.servicioskoinonia.org/cuentoscortos/articulo.php?num=059
http://la-aldea-global.lacoctelera.net/post/2007/08/01/el-dia-que-maria-penso-jenny-torres
http://www.escribirte.com.ar/textos/123/a-la-deriva.htm

BIOGRAFIAS DELOS AUTORES

Lidoly Chávez Guerra: Licenciada en Letras por la Universidad de La Habana. Ha laborado como especialista del Centro de Estudios del Caribe de la Casa de las Américas y como profesora adjunta de la Facultad de Artes y Letras de la Universidad de La Habana.
Rodríguez Molina, Ender Israel: Artista plástico-visual. Director de Baiquia. Ha participado en más de 50 exposicionescolectivas e individuales, a nivel nacional e internacional
Olga Alonso Peralta: Mexicana que vive en Quintana Roo, voluntaria de la Cruz Roja, paramédica que trabaja con los desplazados chiapanecos, catequista, y coordinadora de una comunidad que incluía a madres divorciadas.
Alejandro Arciniegas: estudiante grancolombiano ganador del premio Ministerio de Cultura y Cerlalc que permitió la edición de suprimera novela "Fondoblanco", se inspiró en instancias represivas de control como la cárcel, la policía, un hospital psiquiátrico y los bajos fondos de la ciudad, para dar vida a su obra, presentada por J Mario Arbeláez el 30 de enero en el "Hay Festival" de la ciudad de Cartagena.
Horacio Quiroga: cuentista, dramaturgo y poeta uruguayo. Fue el maestro del cuento latinoamericano, de prosavívida, naturalista y modernista. Sus relatos breves, que a menudo retratan a la naturaleza como enemiga del ser humano bajo rasgos temibles y horrorosos

A la deriva
Horacio Quiroga

El hombre pisó algo blanduzco, y en seguida sintió la mordedura en el pie. Saltó adelante, y al volverse con un juramento vio una yararacusú que arrollada sobre sí misma esperaba otro ataque.
El hombre echó una velozojeada a su pie, donde dos gotitas de sangre engrosaban dificultosamente, y sacó el machete de la cintura. La víbora vio la amenaza, y hundió más la cabeza en el centro mismo de su espiral; pero el machete cayó de lomo, dislocándole las vértebras.
El hombre se bajó hasta la mordedura, quitó las gotitas de sangre, y durante un instante contempló. Un dolor agudo nacía de los dos puntitos violetas,y comenzaba a invadir todo el pie. Apresuradamente se ligó el tobillo con su pañuelo y siguió por la picada hacia su rancho.
El dolor en el pie aumentaba, con sensación de tirante abultamiento, y de pronto el hombre sintió dos o tres fulgurantes puntadas que como relámpagos habían irradiado desde la herida hasta la mitad de la pantorrilla. Movía la pierna con dificultad; una metálica sequedad degarganta, seguida de sed quemante, le arrancó un nuevo juramento.
Llegó por fin al rancho, y se echó de brazos sobre la rueda de un trapiche. Los dos puntitos violeta desaparecían ahora en la monstruosa hinchazón del pie entero. La piel parecía adelgazada y a punto de ceder, de tensa. Quiso llamar a su mujer, y la voz se quebró en un ronco arrastre de garganta reseca. La sed lo devoraba.—¡Dorotea! —alcanzó a lanzar en un estertor—. ¡Dame caña!
Su mujer corrió con un vaso lleno, que el hombre sorbió en tres tragos. Pero no había sentido gusto alguno.
—¡Te pedí caña, no agua! —rugió de nuevo—. ¡Dame caña!
—¡Pero es caña, Paulino! —protestó la mujer espantada.
—¡No, me diste agua! ¡Quiero caña, te digo!
La mujer corrió otra vez, volviendo con la damajuana. El hombre tragó uno tras...
tracking img