Antropologia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (537 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 4 de septiembre de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
En la entrega anterior aseveramos que la mediación lectora es una herramienta de desarrollo intelectual del ser humano y que como instrumento se convierte en proceso interrelacionador para transmitirracional, intencional y afectivamente la experiencia y el pensamiento al otro, por medio del lenguaje.
Esta actividad dialógica supone la presencia del mediador y el mediado, donde el primero poneen juego todas sus capacidades intelectuales y afectivas para negociar, transar, llegar a un acuerdo, para que el mediado, voluntariamente asuma el interés, la necesidad y el placer de practicarlectura, primeramente de textos literarios, hasta la adquisición del hábito; luego, otros lenguajes escritos e icónicos.
Pero el mediador para que asuma la calidad de tal, ante todo, debe ser un lector. Nopodemos hablar de mediadores apáticos, indiferentes, faltos de espíritu y alma para el libro y la lectura. La mediación funciona leyendo, compartiendo, dialogando con el mediado; no dando órdenes quelo hagan, como castigo. En ese caso solo estaríamos imponiendo el odio, el rencor, el desprecio al libro.
Es por eso que las maestras y maestros de hoy, en su perfil profesional deben llevar insertala cualidad de ser lector. Pero también lo deben ser el padre o madre de familia, el bibliotecario, los directivos, administrativos y todos los miembros de la comunidad educativa, para que losestudiantes se vean en ese gran espejo de lectores. Si esto funciona así, se estaría cimentando la cultura de la lectura, desde el centro de formación.
La apatía lectora no se cura entregando textos,módulos, una lista de autores y obras, satanizando a los medios audiovisuales o acusando con la maletilla: “Los estudiantes no leen”. Más bien pregúntese a usted mismo, si lee. El único antídoto eficaz paramatar el desgano lector, es leyendo y, mucho. Esta actividad le llevará por el camino certero de que algún día sea libre; y, si no, pregúntele a su corazón, cómo aprendió a amar; acaso no lo hizo...
tracking img