Antros

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1397 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 8 de enero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Antros
Antros


La verdadera historia de “El Antro”

Sé que muchos de los que entran en este foro se pasaron por El Antro alguna noche que otra (muchas noches en algunos casos). Algunos habrán tocado, se habrán emborrachado… por eso he pensado, ahora que ya ha pasado cierto tiempo y puedo recordar todo aquello sin que me entren ganas de tirarme por el risco, contar un poco como fueaquella movida desde el punto de vista del que la montó y la sufrió, o sea, yo (junto con la que ahora es mi mujer).

La cosa empezó así:

Imagina que tienes una ilusión. La ilusión de tu vida. Montar un negocio, un bar. Pero no un bar cualquiera, sino uno en el que haya música en directo, se pongan cortos, se hagan exposiciones, obras teatrales, monólogos. Uno en el que se hagan concursos ycertámenes continuamente, en torno a un montón de expresiones culturales. Hacer lo que te gusta y poder vivir de ello ¿quién no ha soñado alguna vez con algo así?
En fin, eres un tipo al que siempre le han gustado esas cosas, y la verdad es que en Arrecife nunca hemos estado sobrados de acontecimientos culturales. Así que te pones a ello. ¿Por qué no? Dinero no hay mucho, pero siempre se puede pedir unpréstamo, ahí está la familia si necesitas un aval bancario.

Encuentras un local aparentemente bastante guapo. Por la calle Jose Antonio, espacioso pero no demasiado, lo ideal para que haya un ambiente medio íntimo y que no haga falta demasiado personal. Además, el que te lo va a arrendar te dice que está insonorizado y que lo podrás explotar durante ocho años. Licencia de apertura hasta las 5de la mañana, casi nada. El bar que puede cerrar más tarde de toda la calle Jose Antonio, así se nos convenció. No se hable más. Doce millones, te dice. Y a parte, seiscientos euros al mes. Echas cuentas y te sale que tendrías que pagar, sumando los seiscientos más las cuotas mensuales del préstamo, unos 1200 euros mensuales. Es una cantidad importante, pero los alquileres por ahí están más omenos por esos precios, incluso mucho más elevados. Aunque claro, el inconveniente está en que no te puedes echar atrás. Una vez que pides los 12 millones te arriesgas a no encontrar nunca un comprador que esté dispuesto a pagar esa cantidad… con lo cual te tendrás que comerte el bar con papas durante muchísimos años.

Lo que nos terminó por tranquilizar fue que el que nos vendía el derecho deexplotación nos aseguró que si nos iba mal él recuperaba el local sobre la marcha, sin ningún problema. Poco sabía yo por aquel entonces que las palabras tienen la curiosa habilidad de volatilizarse con el viento, sobretodo cuando son pronunciadas por determinadas personas.

Da igual. Este es mi sueño. Nuestro sueño, en realidad, porque mi pareja es parte fundamental de este proyecto. Nosarriesgamos, total, nunca se escribió nada de los cobardes.
Pero tampoco de los ingenuos, debía continuar la frase.

Cogimos el local, pagamos los doce millones contantes y sonantes. Sin papeles, pues el subarriendo no estaba permitido. Hay que ser torpe, me dirá más de uno. Sin duda. Hay que serlo…. Cuando te pueden las ganas uno no presta atención a sutilezas de ese tipo, tiendes a confiar en lagente, cosas de la inexperiencia.

Ya desde el principio los vecinos se hacen notar. Insonorizado, te dijeron. Por aquí. Según nos contaron, los del piso de arriba hasta nos oían hablar cuando estábamos limpiando el local, sin música ni nada. Imagínate cuando había un grupo de esos tipo G-Noma o Infernal Hate tocando en directo. Casi nada. Hicimos denodados esfuerzos para que los grupos tocaranal mínimo de volumen, pero ellos tampoco estaban demasiado por la labor, así que tuvimos que comprar una batería eléctrica a plazos, que usaban a regañadientes. Los certámenes que convocamos nos dieron cierta familla, y a la gente le dio por pensar que nos estábamos haciendo ricos con el asunto, así que los grupos empezaron a pedir disparates por dignarse a tocar.

Ni siquiera los mejores...
tracking img