Articulo christopher doyle

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1171 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 29 de abril de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Imagen y Realidad la trama invisible de la imagen

Christopher Doyle
El director de fotografía Christopher Doyle es uno de los operadores más imaginativos y sugerentes del panorama actual.
También figura entre los más prestigiosos. Su trabajo tras la cámara abarca encargos de Hollywood tan inusuales como La joven del agua (2006), y un buen puñado de las mejores películas chinas, desdeChungking Express (1994) hasta Hero (2002).
Por algo el realizador Wong Kar Wai dice que el australiano viene a ser “sus ojos”. Sencillo y a un tiempo cordial y expansivo, Doyle visitó la Filmoteca Española, donde se le ha dedicado un ciclo de proyecciones. Allí tuvimos ocasión de charlar con él. Su presencia en Madrid está justificada: ha pasado parte del invierno en esta ciudad, rodando The Limits ofControl, de Jim Jarmusch.
La Filmoteca Española, en colaboración con Cahiers de Cinema, le ha dedicado un ciclo-homenaje a Christopher Doyle durante los meses de abril y mayo. Con claras muestras de agrado, el director de fotografía también ha impartido un curso en las instalaciones La Casa Encendida. En modo alguno debe sorprender ese interés: mencionar a Doyle en cualquier proyecto –hablamos decine, sin importar dónde– es un sinónimo de calidad.
Como operador, su búsqueda de una nueva estética se deja notar en cada proyecto, a tal extremo que él mismo comparte autoría con el director. Desde el punto de vista creativo, Doyle es un vagabundo, un viajero iniciático cuya mirada rebosa experiencias, sentimientos, atmósferas que luego entrega gustoso al espectador.
Por su particular modode ver el mundo, es lógico que se haya hermanado con directores tan líricos como Wong Kar Wai o el desaparecido Edward Yang. La intuición es su método de trabajo, y también el único medio de expresar su arte.
In the Mood for Love (2000), de Wong Kar Wai, Hero (2002), de Zhang Yimou, Invisible Waves (2006), de Pen-Ek Ratanarung, La joven del agua (2006), de M. Night Shyamalan, La condesa rusa(2006), de James Ivory, The Limits of Control, (2008), de Jarmusch... Todos estos largometrajes tienen algo en común: el modo en que las emociones de Doyle adquieren, en sus fotogramas, una textura visual muy distintiva.
El temperamental australiano parece haber nacido con una cámara. Conocido en Asia por el sobrenombre de Du Kefeng (Como el viento), ha consolidado una carrera que no tiene límitesgeográficos. Y eso que no intelectualiza su trabajo ni recurre a simbolismos en boga. “Soy el anti-Storaro”, llega a decir, refiriéndose al muestrario cromático del maestro Vittorio.
Hoy nos habla con gestos rápidos, enérgicos. Domina el espacio, corta el aire con las manos y su mirada azul deja entrever una ironía con la que más vale conformarse. Sobre todo cuando da un sorbo del vaso de cerveza,patea el suelo con la bota izquierda y explota en una carcajada que casi es imposible no compartir. Me da la impresión de que en sus pensamientos de hoy se agita la misma turbulencia que en su peinado, asombrosamente desigual. De hecho, parece recién llegado de una salvaje sesión de baile.
Doyle se enorgullece de trabajar con amigos como Kar Wai, empapados de una misma energía. Amigos que noconciben la película como una labor analítica, programada, sino como un encuentro creativo que hay que tomarse con grandes dosis de libertad.
Sin duda, al australiano le interesa experimentar. De ahí que, como un improvisador nato, se mueva bajo los principios del ensayo y del error. Describir su vibrante estilo es bien difícil, pero vale la pena intentarlo. Y es que al operador le atraen losencuadres imprevisibles, las angulaciones nerviosas, los contrastes de velocidad y el juego cromático más atrevido que imaginarse pueda.
En definitiva, le mueve una concepción del cine basada en la emoción descubierta, no fabricada. Quizá por eso se siente tan a gusto en Asia. “En Occidente construyen las películas –le gusta repetir–. En Oriente las descubrimos”.
Nuestro anfitrión tiene una voz nasal....
tracking img