Articulo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1368 palabras )
  • Descarga(s) : 13
  • Publicado : 24 de julio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL ESPANTOSO CRIMEN DEL LLANO
“¿Alguna abominable pasión, alguna tara vulgar o el peligro de alguna indiscreción?

Con este titular y cuestionamiento, La Vanguardia Liberal daba la noticia del asesinato del niño Reyes Sanabria ocurrido el tres de Octubre de 1921 en inmediaciones del ground de football en el Llano de La Mutualidad, en la parte oriental de Bucaramanga en los terrenos que hoyocupa el barrio San Francisco.

Pero, ¿para qué recordar un crimen que ocurrió hace ochenta y nueve años? Sin tratar de justificar ni juzgar acciones de ningún tipo, aparte de describir la forma como ocurrió la violación y el posterior asesinato del adolescente, el objetivo de este artículo es mostrar que los crímenes contra los menores de edad no son un asunto nuevo; la cuestión radica en quedespués de 1945, los derechos humanos son reconocidos alrededor del mundo y en países como Colombia, los derechos de los niños han sido objeto de atención en los últimos años por parte de los legisladores quienes tratan que las penas sean cada vez más severas, posiblemente pensando en el daño psicológico que muchas actitudes puedan causar a los infantes o en el futuro detrimento del tejidosocial. Otra diferencia es que en el pasado, delitos como la violación infantil masculina no eran denunciados y sólo en algunas oportunidades se conocían como es el caso en cuestión y se daban al interior de una sociedad poco consciente del valor de la niñez y adolescencia .

ANTECEDENTES
Reyes Sanabria era un joven de diez años, hijo de Fermín Sanabria y Dominga Beltrán que eran trabajadoresde Alejandro Puyana, un reconocido negociante de la ciudad. En el momento del crimen, el niño vivía en la casa de Carlos Reyes en el centro de Bucaramanga donde colaboraba en oficios varios y había trabajado con esa familia en varias oportunidades.

HECHOS
La noche del crimen, a eso de las ocho y media, Isabel Reyes mandó al joven a la calle por leña; tan pronto como regresó, volvió a salir sinque ella se percatara y aunque notó su desaparición y la reportó a los padres, se enteró de los sucesos dos días después cuando fue encontrado muerto.

Una vez se denunció la desaparición y por informaciones de los moradores, la policía se dio a la búsqueda y llegó al lugar de los hechos; allí encontraron al niño “inclinado de medio lado, con los pantalones caídos y con una herida penetranteen el cuello, de oreja a oreja que casi le desprende la cabeza.” Luego fue conducido al anfiteatro donde los doctores Roberto Serpa y Martín Carvajal le practicaron la autopsia y entre las conjeturas que se empezaron a tejer surgió la tesis que el homicidio no había sido perpetrado por un “gamín” teniendo en cuenta la herida hecha en la garganta. A la sazón, el joven tenía dos heridas: una en elcuello y otra debajo del pubis que permitía el sangrado rápido y por ende la muerte y para la época era una práctica común; pero en este caso, el niño murió degollado.

A metro y medio del cadáver fueron encontrados la cachucha y el cinturón, éste último “fue quitado cuidadosamente porque estando añadido con una cabuya, ésta no se rompió. Hallamos materias cerca y no se le halló dinero.”concluyó el reporte de las autoridades.

EL SINDICADO
Aunque se desconoce cómo la policía descubrió al asesino, en diciembre del mismo año, a Florentino Silva se le habían hecho cinco indagatorias y fue acusado de la muerte y violación del menor.

Florentino era un hombre de veintiséis años de edad, bastantes para la época, tenía ojos y cabello negros, cejas anchas, nariz normal, boca grande,labios gruesos, frente plana, piel morena, voz aflautada, barba escasa y vivía en la posada de Sofía Navas en las inmediaciones del Parque Centenario. Durante el proceso alegó estar en un alto estado de embriaguez debido a que esa noche había estado tomando chicha y aguardiente en compañía de algunos amigos que tan pronto fueron interrogados negaron que Florentino no fuera consciente de sus...
tracking img