Autonomia banco central

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2161 palabras )
  • Descarga(s) : 7
  • Publicado : 8 de agosto de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Memorias: “Autonomía del Banco Central viaja por mi historia”

Comenzaré con el recuerdo más duro de mi vida cuando yo era una niña y solo me preocupaba de jugar, no pensaba en si me faltaba dinero o comida, de eso se preocupaba siempre mi madre, pero ahora con mis 55 años de edad, y con tres hijos, recuerdo como fue mi difícil infancia.

Los años 60: “el dinero y mi historia”

Corríanlos años 60 y tenía 6 años, recuerdo que no conocía el dinero, en realidad no se veía mucho el dinero donde vivía, debido a nuestra ubicación geografía, mi familia y yo vivíamos en la una isla llamada Lemuy, éramos 6 hermanos y solo vivíamos con mi madre, debido a que mi padre un día se fue a trabajar a las “estancias” de nuestro país vecino con la promesa de ayudarnos económicamente, pero por unlapso de tiempo no supimos nada de él, ni recibimos ayuda alguna.

Exactamente nuestra humilde casa estaba en la montaña, por lo que todas las familias cercanas a nuestro sector contábamos con un “piloto”, llamaban así a los hombres que navegaban un bote, en el cual viajaban al pueblo más cercano para comprar los alimentos básicos (sal, azúcar, harina, etc.) para las familias del sector, estospilotos le daban a mi madre los alimentos a cambio de animales o papas, (utilizando el “trueque” en vez de dinero), los demás alimentos los obteníamos de los huertos, las cosechas, de nuestro ganado y del mar, y el “trueque” se utilizaban también con los vecinos, por lo que no se necesitaba mucho del dinero.

En esa época siempre se realizaban los famosos “curantos”, los que por tradición sedebían hacer todos los años, y es así como comienza el cambio de la vida de mi familia y la especialmente la mía. Todavía recuerdo que era un día viernes del mes de noviembre, donde les toco a mis padres realizar el curanto en nuestra casa, los vecinos llegaron temprano a ayudar a preparar este gran acontecimiento, pero ese día mi salud me jugó una mala pasada, no pude comer nada, y mi cabeza estaba apunto de estallar, por la bulla de tanta gente concentrada en un mismo lugar y fue aun peor cuando mi tío “tenorio” saco su acordeón y junto a su “compadre Juan” quien tocaba la guitarra, comenzaron la fiesta mientras, yo me sentía cada vez peor, se sumaban a mis síntomas dolor de estomago y una fiebre muy alta, pero después de tanto me quede dormida hasta el otro día… fue cuando desperté con losgritos desesperados de mi madre, porque cuando me fue a despertar, yo tenía una alergia terrible en la cara y en todo mi cuerpo, y oí que le decía a mi hermano mayor que fuera en busca del “curandero”. Al llegar este hombre a verme, les dijo a mis padres que mi enfermedad era una “traición”, eso quiere decir según el curandero me habían hecho un “mal de ojo”, por lo que procedió a hacerme unaespecie de ritual para sacar el mal de mi cuerpo, luego dejo un remedio para mi, que consistía en ajo mezclado con yerbas medicinales.
A medida que transcurrieron los días no me sanaba, fue ahí donde las cosas empeoraron. Ese día mi madre salió temprano a caballo al sector de la playa para ver a “don Aurelio” otro curandero de la zona, quien pensó que podía ayudarme y nos dejo con la abuela, amedida que transcurrían las horas mi madre no regresaba, cuando de pronto la casa comenzó a sacudirse, el piso temblaba y las cosas comenzaron a caerse, los perros lloraban y el cielo quedo oscuro, pensé que era el fin del mundo, mi abuela nos junto a todos y corrimos por el monte, donde veía junto a mis hermanos como se abría la tierra, la abuela nos llevaba a su casa que estaba arriba del cerro,frente al mar, no muy lejos de nuestro hogar, cuando llegamos vi como el mar cubrió toda la orilla y mucho de nuestra isla, vi casas flotando, animales y arboles, la abuela nos llevo a la bodega y ahí nos quedamos esperando hasta que termine nuestro calvario, y mis hermanos llorando le suplicaban a dios que mi madre regresara, cuando todo ya termino sentimos los galopes de un caballo, ¡era mi...
tracking img