Barroco guatemalteco

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1013 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 14 de diciembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
El
 Barroco
 Guatemalteco
  Miguel
 Vargas
 C.
 
  Antecedentes
  En
 un
 período
 de
 230
 años
 de
 construcción
 de
 la
 ciudad
 de
 Santiago
 de
 Guatemala
  en
 el
 Valle
 de
 Panchoy,
 según
 Annis
 Verle
 Lincoln,
 sería
 imposible
 usar
 sencillas
  identificaciones
 sobre uno
 u
 otro
 estilo
 al
 hablar
 de
 la
 arquitectura
 de
 la
 ciudad.
 No
  hay
 una
 sola
 manera
 para
 señalar
 el
 carácter
 arquitectónico
 de
 la
 ciudad
 colonial.
  Debido
 a
 la
 falta
 de
 piedra
 adecuada
 para
 talladuría,
 en
 contraposición
 al
 ”tezontle”
  de México
 usado
 para
 construir
 su
 capital,
 y
 la
 piedra
 ya
 labrada
 encontrada
 en
  Cuzco,
 el
 material
 hallado
 en
 Guatemala
 era
 ideal
 para
 mampostería
 y
 no
 para
  trabajos
 como
 los
 hechos
 en
 piedra
 en
 las
 citadas
 ciudades.
 Tampoco
 había
 en
  Panchoy talladores
 hábiles
 ni
 constructores
 indígenas,
 ni
 ruinas
 sobre
 las
 que
 se
  pudiera
 hacer
 una
 ciudad,
 tal
 como
 en
 estas
 dos
 mencionadas
 con
 anterioridad.
 Esto
  influyó
 a
 que,
 en
 Panchoy,
 los
 españoles
 realizaran
 desde
 cero
 la
 construcción
 de
 la
  nueva ciudad.
 Hacia
 1550,
 se
 había
 adoptado
 para
 los
 muros
 de
 los
 edificios
  eclesiásticos
 la
 forma
 que
 se
 perpetuaría
 en
 su
 uso
 arquitectónico
 en
 los
 siguientes
  400
 años:
 muros
 de
 mampostería,
 con
 piedras
 ajustadas
 a
 la
 argamasa,
 con
 espesor
 variable
 según
 la
 altura
 de
 la
 construcción.
 Se
 usaron
 ladrillos
 por
 hileras
 para
 nivelar
  y
 luego
 se
 seguía
 con
 piedras;
 y
 solamente
 ladrillos
 para
 remates
 en
 bóveda
 de
  cañón
 o
 cúpulas
 (usadas
 solo
 en
 cruceros
 de
 iglesias).
 Luego
 se
 recubría por
 dentro
 y
  fuera
 con
 estuco
 o
 yeso.
 Los
 primeros
 edificios
 alzados
 mostraron
 una
 dureza
  sorprendente.
 
  Hacia
 el
 siglo
 XVII
 aún
 se
 usaba
 madera
 para
 los
 techos,
 que
 eran
 recubiertos
 de
 teja
  por
 encima
 de
 la
 armazón.
 Se
 tallaban
 las vigas
 y
 se
 hacían
 mudéjares
 y
 artesonados.
  En
 1650
 ya
 se
 usaban
 arcos
 de
 piedra,
 reemplazando
 a
 los
 de
 madera,
 para
 edificios
  públicos
 y
 santuarios.
 La
 bóveda
 rebajada
 usual,
 elíptica
 o
 circular,
 era
 sostenida
 por
  muros
 o
 arcos
 cortando
 planos verticales
 por
 la
 cúpula
 para
 acomodar
 espacios
  cuadrados
 o
 rectangulares.
 
 A
 pesar
 de
 los
 terremotos
 (al
 menos
 hubo
 cinco
 grandes
 entre
 1565
 y
 1586),
 estas
  construcciones
 resistieron
 incólumes
 un
 siglo.
 Luego,
 el
 seísmo
 de
 1651
 dejó
 muy
 pocos
 edificios
 del
 siglo
 XVI
 en
 pie.
 Y
 hacia
 1717
 todas
 las
 construcciones
 de
  instituciones
 mayores
 hechas
 antes
 de
 1651
 ya
 estaban
 recostruidas
 o
 por
 finalizarse
  su
 reconstrucción.
 A
 pesar
 de
 los
 daños,
 se
 aumentaron
 en
 tamaño
 y
 en...
tracking img