Biología

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 29 (7249 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 29 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
ROBERT GORDON WASSON En Busca del Hongo Mágico

EN BUSCA DEL HONGO MÁGICO
En las sierras de México, un banquero neoyorquino participa en antiguos ritos practicados por indios que acostumbran a masticar raros hongos alucinantes
por R. GORDON WASSON

PREPARANDO LA CEREMONIA en
que el autor mascó hongos alucinadores y vio visiones, la curandera Eva Méndez coloca las setas sobre el humo quedespiden al quemarse ciertas hojas aromáticas.

El autor de este artículo, uno de los vicepresidentes de J. P. Morgan & Co. Incorporated, ha pasado los últimos cuatro veranos en remotas sierras de México, en compañía de su esposa, la Dra. Valentina P. Wasson, pedíatra de Nueva York. Los esposos Wasson se han dedicado a estudiar ciertos hongos de cualidades alucinadoras, hasta hoy no conocidos.Durante 30 años han indagado el papel de los hongos silvestres en la cultura universal. En sus viajes por el mundo, han hecho sorprendentes descubrimientos en un campo científico en el cual son precursores. Sus hallazgos están compilados en el libro Mushrooms Russia and History obra monumental de dos tomos copiosamente ilustrada, cuya primera edición -limitada a 500 ejemplares- está a la venta en125 dólares (Pantheon Books, Nueva York). EL AUTOR, ex periodista y -desde 1928- banquero,
aparece en su casa de Nueva York con un aparato grabador, fotos de hongos y un hongo de piedra.

http://www.imaginaria.org/wasson/wasson.htm (1 de 19)24/04/2004 22:21:23

ROBERT GORDON WASSON En Busca del Hongo Mágico

En la noche del 29 de junio de 1955, y en una aldea mexicana tan lejana que lamayoría de habitantes
no hablan español, mi amigo Allan Richardson y yo compartimos con una hospitalaria familia india una "comunión sagrada", en la cual se adoraron, primero, y se consumieron, luego, ciertos hongos "divinos". En la ceremonia religiosa los indios mezclaron ritos cristianos y paganos en forma desconcertante para el cristiano, pero natural para los indígenas. Dirigieron el ritualdos mujeres, madre e hija, ambas curanderas; y el oficio se celebró en lengua mixeteca. Los hongos producen visiones a quienes los comen. Mi amigo y yo masticamos y tragamos las setas, tuvimos alucinaciones, y salimos aterrados del trance. Habíamos venido de muy lejos para participar en la ceremonia, mas no esperábamos nada tan asombroso como la pericia de las curanderas oficiantes y losestupefacientes efectos de los hongos. Richardson y yo fuimos los primeros blancos que comimos los hongos divinos, cuyas propiedades guardan en secreto, desde hace muchos siglos, varios grupos de indígenas que viven al margen del progreso en el sur de México. Ningún antropólogo ha descrito hasta hoy la escena que allí presenciamos. Richardson es fotógrafo de la sociedad neoyorquina y director de educaciónvisual en la Escuela Brearley, y yo soy banquero. Pero no fue obra del azar nuestro encuentro en la cámara subterránea de una pequeña choza indígena con paredes de adobe y techo de paja. Por cuarta vez hacíamos un viaje a México, a la sierra de Oaxaca, atraídos por el rito de los hongos. Para mi esposa -que llegaría con nuestra hija al día siguiente- y para mí, aquella aventura sería laculminación de casi 30 años de estudio del extraño empleo de hongos alucinantes en las culturas de primitivas de Europa y Asia. Así fue como cierta noche del mes de junio mi amigo Allan Richardson y yo nos encontramos en las sierras del sur de México, alojados en la choza de una familia aborigen de la sierra Mixeteca, a 18.095 m. de altura. (aquí debería poner pies, pero la traducción pone metros) Comonuestra estada sólo podía durar más o menos una semana, no había tiempo que perder. Fui a la municipalidad donde, sentado a solas frente a una gran mesa, encontré al "síndico", un indio como de 35 años llamado Filemón, que hablaba español. Aprovechando su actitud amistosa, me incliné sobre la mesa y le pregunté en voz baja si podía hablarle con absoluta confianza. Lleno de curiosidad, me alentó a...
tracking img