Boquitas pintadas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1395 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 4 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Bovarismo, frustración y mentira/hipocresía en Boquitas pintadas
(ensayo final)

Deliciosas criaturas perfumadas,
quiero el beso de sus boquitas pintadas…
Alfredo le Pera

En las última tres décadas del siglo pasado, más o menos, empiezan a surgir influencias económicas, políticas y culturales que, consecuentemente, provocan cambios creando una mezcla de “todo un poco” (globalización =aldea global) que encasillamos en la posmodernidad. En literatura, esta ruptura de cambio los críticos la han catalogado en el periodo novísimo, posmoderno o del post-boom, etc.[1]

Y así, Boquitas pintadas (1969), ubicada dentro del periodo de modernización en Latinoamérica, nos muestra mediante técnicas epistolares, de metanovela, de varias voces, de polifonía con rasgos folletinescos, eldeseo de ascensión de las mujeres de la novela, es decir, el querer lo que no tienen, y ni cerca, y la fantasía, puramente, de tenerlo, de poder alcanzarlo, al menos en el cielo, como piensa Nené: “cuando sea el diluvio universal, y el juicio final, yo quiero irme con Juan Carlos”[2]. Y esto provoca, en cierto modo, una especie de bovarismo, es decir, el deseo inacabado y, por lo tanto,insatisfecho de Nené, Mabel y la Raba de lograr alcanzar lo inalcanzable. Un ejemplo clarísimo que lo podemos ver en el tango: ensoñación de nostalgia, es decir, el pasado que se rememora y que es absolutamente inalcanzable e irrepetible: “el hombre que ha perdido a una mujer se distancia y observa el mundo con mirada filosófica”[3], en este caso, como en toda la novela, los papeles se intercambian, pues, esNené y Mabel quienes en la distancia recuerdan fantasiosamente a Juan Carlos, el hombre ideal, níveo, celestial, de belleza incomparable, cabello claro, piel blanca y enfermedades fatales.

Nené y Mabel son sencillas (aunque la última un poco menos), fascinadas por el cine, las radio novelas, las revistas (todo esto les sugestionan su vida rutinaria: bovarismo) y, finalmente mal casadas:“le dije a no sé quién, que no podía más de la casa y los chicos”[4]. Así que Manuel Puig, en su amplio repertorio, nos explicita a través de la exposición de estos medios de comunicación masivos cómo, específicamente, las masas van educando los sentimientos, van alterando la idiosincrasia de cada quien hacia un porvenir fantasioso, infundamentado, que se materializa en la mentira. Por ejemplo, Nenése abre un poco a Leonor, después de la muerte de Juan Carlos, porque ve en ella su dolor, al menos un vínculo estrecho y fragilísimo (y al final es mentira) con Juan Carlos: “¿Será cierto que cuando uno pide algo no lo consigue si se lo dice a otro? Lo mismo se lo voy a contar a usted, porque al final es como si fuera yo misma”[5]. Nené actúa de este modo porque ya se ha convertido en “masa”(personaje arquetipo de Puig), en los clásicos receptores de estos medios de comunicación masivos, en las víctimas capitalizadas de clase media, que sin lugar a dudas, a excepción de algún evento fortuito y advenedizo, allí morirán y, como hemos dicho, consecuentemente, se convierten en seres “de mediocre inteligencia, emocional y sexualmente frustrados, condenados a una existencia gris ydecepcionante, se entregan a pobres sueños que ni siquiera son suyos”.[6]

Además, ellas (las mujeres de Puig) están envueltas en un mundo patriarcal, ejercido casi dictatorialmente: “una puestera de la feria, la de la fruta, una viejita, me dijo un día que yo estaba siempre nerviosa y no quería esperar a que me atendieran, entonces le dijo yo qué le iba a hacer y me contestó que con los años unase calma. ¿Quiere decir que mientras sea joven me voy a tener que embromar? y después de vieja ya está todo perdido y adiós, mire, yo lo voy a mandar al diablo a este tipo si se descuida… ¿Usted cree que puedo encontrar un muchacho que me dé otra vida?”[7]. Aquí se ve claramente la sumisión y frustración de Nené frente a su marido (“Si él no estuviera, ¿se fijaría alguien en mí?”[8]) y la...
tracking img