Camaguan en la poesía de germán fleitas beroes

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 16 (3875 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 13 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
DISCURSO PRONUNCIADO POR GERMÁN FLEITAS NÚÑEZ DURANTE LA SESIÓN SOLEMNE CELEBRADA POR EL ILUSTRE CONCEJO MUNICIPAL DE CAMAGUÁN, EL 5 DE ENERO DEL 2005, CON MOTIVO DEL ANIVERSARIO DE SU ELEVACIÓN A LA CONDICIÓN DE MUNICIPIO.

Señoras y señores:

Si alguien quisiera cantarle su amor al terruño propio con palabras ajenas, le bastaría con repetir las que Simón Bolívar en diferentescorrespondencias, le dedicó a Caracas, su ciudad natal: “Primero el suelo nativo que nada: el ha formado con sus elementos nuestro ser; nuestra vida no es otra cosa que la esencia de nuestro propio país; allí se encuentran testigos de nuestro nacimiento, los creadores de nuestra existencia y los que nos han dado alma por la educación; los sepulcros de nuestros padres yacen allí y nos reclaman seguridad yreposo; todo nos recuerda un deber, todo nos excita sentimientos tiernos y memorias deliciosas; allí fue el teatro de nuestra inocencia y de nuestros primeros amores, de nuestras primeras sensaciones y de cuanto nos ha formado.

Caracas es mi Patria. (...) Ya es tiempo de dedicar a Caracas todo mi conato, toda mi solicitud; por Caracas he servido a Colombia; por Caracas he servido a Bolivia; porCaracas he servido al Nuevo Mundo y a la libertad, pues debía destruir a todos sus enemigos para que pudiera ser dichosa: mi primer deber para el suelo que ha compuesto mi alma de sus propios elementos; en mi calidad de hijo debo dar mi vida y mi alma por mi madre.

Venezuela es el ídolo de mi corazón y Caracas es mi Patria; juzgue Ud., cual será mi será mi interés por su prosperidad y por suengrandecimiento.

Mi derecha estará en las bocas del Orinoco y mi izquierda llegará hasta las márgenes del Río de la Plata, mil leguas ocuparán mis brazos, pero mi corazón se hallará siempre en Caracas; allí recibí la vida y allí debo rendirla y mis caraqueños serán siempre mis primeros compatriotas. Este sentimiento no me abandonará sino después de la muerte”.

Y en el instante final, cuandodicta su testamento hace anotar su última voluntad: “Es mi voluntad que después de mi fallecimiento, mis restos sean depositados en la ciudad de Caracas, mi País natal”
Y es que parece que los seres humanos, nos llevamos a nuestros pueblos en la capotera y cuando nos arrecia la tempestad, nos atrincheramos en ellos, en sus casas en sus calles, en sus rostros, y por muy lejos que estemos, recuperamosfuerzas y esperanzas con solo mirar hacia atrás, desandar parte del camino y refugiarnos en ese mundo íntimo y seguro que es la memoria.

Conocí a un poeta camaguanero que no pudo salir jamás de su Camaguán querido, y todo lo que escribió fue sobre la llanura y los llaneros, porque se había llevado al pueblo en el corazón y lo que necesitó en la vida para ser feliz, lo tenía atesorado dentrode sus linderos; claro, entendiendo que por los cuatro vientos, el lindero de Camaguán fue siempre el horizonte.

En una tarde melancólica y nostálgica, a muchos kilómetros de distancia, en El Baúl, escribe un hermoso poema y en el deja escapar esta décima:

Como estarán los esteros
de mi Camaguán querido.
“La Portuguesa” dormido
con su carga de luceros.
Como estarán los llaneros
que mecontaban consejas,
que cantaban coplas viejas
para que yo las glosara,
de modo que no faltara
mi nombre en las corralejas.

Desde sus primeros poemas de juventud, lo que hace es devolverle a la tierra lo que esta le había dado; y lo dice. En la primera página de su libro “Tolvaneras” le dice al llano:

Tierra de Lazo Martí,
Arriero del silbo terso,
Te vengo a decir en verso
Lo quecontigo aprendí.

Era un apasionado de la poesía del gran bardo calaboceño Francisco Lazo Martí, y solía repetir que la mejor estampa de la llanura venezolana estaba contenida en un verso de la “Silva Criolla” que el poeta le había regalado original a su tío, el Dr. Pedro Beroes Rivas y que decía:

Cantando una tonada clamorosa
Y bajo el fiero sol de la sabana,
Al paso lento de la res morosa,...
tracking img