Campesinos ecologistas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 47 (11726 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 29 de agosto de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Campesinos ecologistas, la lucha que no acaba
Por El Universal
16/08/2010 - 07:20 AM
México.- Rodolfo Montiel, uno de los “campesinos ecologistas” que sufrieron cárcel, tortura y atropellos por defender los bosques de la sierra de Petatlán, Guerrero, en la década de los 90, dice en entrevista que vive “como si estuviera preso”, debido al exilio en que se encuentra.

Defender los bosques dela sierra de Petatlán, Guerrero, lo llevó a ser torturado, a pasar más de dos años en la cárcel, a vivir en el exilio, a separarse de su familia y a denunciar al Estado mexicano. Rodolfo Montiel Flores no se arrepiente: “Si no hubiéramos enfrentado esta lucha, ya se hubieran terminado los bosques de Petatlán. Pienso que sí valió la pena. Sigo pensando que si yo volviera a nacer, volvería a lucharpor lo mismo”.

Lo que comenzó como una defensa de los árboles de la sierra de Petatlán, se transformó en una denuncia por tortura y violación de derechos humanos, en una lucha por la búsqueda de justicia que ya llegó hasta la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CoIDH), instancia que los próximos días 26 y 27 de agosto, en San José, Costa Rica, realizará una audiencia pública para tratar elcaso que ha pasado a la historia bajo el nombre de “los campesinos ecologistas”.

En entrevista telefónica, desde el exilio, Rodolfo Montiel habla de cómo ha sido el largo camino recorrido en busca de justicia. Un camino que también han transitado Teodoro Cabrera y los otros campesinos ecologistas que hace más de 10 años se organizaron para defender los bosques de la sierra de Petatlán.
 “Los caciques se aprovechaban”

En febrero de 1998, Rodolfo Montiel, Teodoro Cabrera, Felipe Arriaga, Albertano Peñaloza y otros pobladores de la sierra de Petatlán forman la Organización de Campesinos Ecologistas de la Sierra de Petatlán y Coyuya de Catalán (Ocesp). Se unieron para hacer frente a la empresa estadounidense Boise Cascade, que en 1995 llegó a la zona gracias a que el entoncesgobernador de Guerrero, Rubén Figueroa Alcocer, le otorgó derechos de explotación de los bosques.

Los campesinos ecologistas bloquearon caminos para impedir que saliera la madera. También documentaron cómo los caciques, a través de la Unión de Ejidos Rubén Figueroa, falsificaban los sellos utilizados por las autoridades ambientales para marcar los árboles que podían ser talados. Presentaron escritos algobierno del estado y a las autoridades federales; incluso interpusieron una denuncia pública, con más de 130 firmas recabadas, ante la Procuraduría Federal de Protección al Ambiental (Profepa).
 
—¿Por qué decidió unirse a la organización y luchar por los bosques? —se le pregunta a Rodolfo Montiel.

—La decisión vino por la razón de que estaban explotando inmoderadamente las áreas boscosas,estaban quedando como un desierto. Ríos y manantiales estaban desapareciendo; la fauna silvestre, estaban acabando con ella. Porque no solamente explotaban con la motosierra, no sólo se llevaban los árboles. Después de derribar los árboles, metían lumbre y entonces los caciques se aprovechaban, sembraban zacate para su ganado.

En aquel tiempo, cuando nosotros comenzamos la lucha pensamos que elgobierno iba a apoyarnos, que iba a estar de nuestro lado. Recuerdo que en algunos árboles en el camino, yendo para mi pueblo, había letreros que decían que cuidáramos nuestros bosques. Eso fue lo que pensamos hacer, cuidar los bosques, pero no sólo cuidarlos de la lumbre, sino también cuidarlos de las motosierras, que no se los terminaran, agrega Montiel.
 
A principios de 2000, estudios de laComisión Nacional de Biodiversidad (Conabio) mostraron la magnitud de la sobreexplotación de los bosques de Petatlán, que en su momento denunciaron los campesinos. Entre 1992 y 2000, se destruyeron 86 mil hectáreas de bosques, de las 226 mil que existían en 18 localidades de la sierra de Petatlán y Coyuca de Catalán, en Guerrero.
 
—Cuando usted era niño, ¿cómo eran los bosques de la sierra...
tracking img