Casa de muñencas (resumen de los actos)

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 19 (4539 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 3 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Casa de Muñecas – Henryk Ibsen
Primera parte
1.
Nora: Esconde bien el árbol de Navidad, Elena. Los niños no deben verlo hasta la noche, cuando esté arreglado. (Al mozo, sacando el portamonedas). ¿Cuánto le debo?
El mozo: Cincuenta céntimos.
Nora: Tome una corona. Lo que sobra, para usted. (El mozo saluda y se va. Nora cierra la puerta. Continúa sonriendo alegremente mientras se despoja delsombrero y del abrigo. Después saca del bolsillo un cucurucho de almendras y come dos o tres, se acerca de puntillas a la puerta izquierda del fondo y escucha). ¡Ah! Está en el despacho. (Vuelve a tatarear, y se dirige a la mesa de la derecha).
Helmer (Dentro): ¿Es mi alondra la que gorjea?
Nora (Abriendo paquetes): Sí.
Helmer: ¿Es mi ardilla la que alborota?
Nora: ¡Sí!
Helmer: ¿Hace muchotiempo que ha venido la ardilla?
Nora: Acabo de llegar. (Guarda el cucurucho de confites en el bolsillo y se limpia la boca). Ven aquí, Torvaldo; mira las compras que he hecho.
Helmer: No me interrumpas. (Poco después abre la puerta, y aparece con la pluma en la mano, mirando en distintas direcciones). ¿Comprado dices? ¿Todo eso? ¿Otra vez ha encontrado la niñita modo de gastar dinero?
Nora: ¡Nome retes, Torvaldo; estaba todo regalado! Le compré un trajecito a Ivar, una trompeta a Bob, y a Emmy una muñeca con cunita. Ah, y unos pañuelos divinos a las empleadas.
Helmer: ¿Y qué quiere para ella, mi nena derrochona?
Nora: Nada.
Helmer: Vamos. Pensá algo que quieras mucho; pero que sea razonable.
Nora: Nada, en serio, aunque. Torvi.
Helmer: ¿Mmh?
Nora: (Jugueteando) Si vosde-verdad-de-verdad querés regalarme algo. Pero en serio.
Helmer: Dale, decime.
Nora: (Rápido) Dame plata. Sí, Torvi, sí. Lo que creas que me podés dar; y yo me compro algo.
Helmer: Igualita a tu padre: necesito plata, plata, plata todo el tiempo, y apenas la conseguís se te acaba.
Nada te alcanza.
Nora: Ojalá hubiera heredado más las cualidades de papá.
Helmer: ¿Y así que mi chiquita piensa derrochartodo mi dinero?
Nora: Un poquito podemos, ¿no? Un poquito.
3
Helmer: A partir de año nuevo, Nora. Y no me pagan hasta que termine el primer trimestre.
Nora: Bueno, Torvi; mientras tanto pedimos prestado.
Helmer: Pensamientos típicos de mujer. Te dije mil veces lo que pienso de eso. (La mira un instante)
¿Mi pichoncito se puso triste? ¿Qué es esto? ¿Una trompita? (Saca plata)
Nora: ¡Plata!Helmer: Uuhh. (Le da algunos billetes) Yo sé cuántas cosas se necesitan en casa para Navidad.
Nora: (Contando) Diez. Treinta. Cuarenta. Gracias, Torvi, gracias. Con esto tengo para rato.
Helmer: Eso espero. Ahora mirame a los ojos. (Amenazándola con su dedo) ¿Esta nena no hizo ninguna travesura?
Nora: Yo no hago nada que no te guste.
(Timbre: en la puesta, será un sonido especial, diferentepara cada personaje al entrar y/o salir)
Helmer: (Fastidiado) ¡Visitas! No estoy en casa. (Helmer entra a su despacho. Nora lo ve irse, saca un paquete de un bolsillo; se come una golosina y esconde el paquete)
2.
Linde, Nora; a mitad de la escena, entra Rank a la casa por el pasillo interior.
Sra. Linde: (Nerviosa) Buenos días, Nora.
Nora: Buenos días.
Sra. Linde: No me reconoces, ¿verdad?Nora: (De pronto) Cristina. ¡Cristina! Pero, ¿quién iba a decir...? ¡Qué cambiada que estás!
Sra. Linde: Bueno, pasaron muchos años.
Nora: Claro. ¿Te mudaste a la ciudad?
Sra. Linde: Sí, llegué esta mañana en barco.
Nora: ¡Justo en Navidad! ¡Cómo nos vamos a divertir! Vení, sacate el abrigo. (La ayuda) Sentate. ¿Ves?
Ya sos la de siempre, Cristina. Pero estás más delgada.
Sra. Linde: Y másvieja.
4
Nora: No, no; más madura, puede ser. ¡Ay, pero qué atolondrada! Perdóname, Cristina. Te quedaste viuda, ¿no?
Sra. Linde: Sí. Hace tres años.
Nora: Ya sabía; lo leí en el diario. ¡Cómo habrás sufrido! ¿No te dejó nada para vivir?
Sra. Linde: No.
Nora: ¿Hijos?
Sra. Linde: No.
Nora: ¿Nada?
Sra. Linde: Ni siquiera una pena. Cosas que pasan, Nora.
Nora: ¡Ay, quedarse sola! Debe de...
tracking img