Castell resumen sociologia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1447 palabras )
  • Descarga(s) : 9
  • Publicado : 15 de junio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Castel, que narra prolijamente en primera persona, se vuelve provocativo en cuanto a las conclusiones a las que arriba y crítico del lugar que ocupan los intelectuales en relación con el compromiso social.
Lamentablemente, la obra no ofrece en la Introducción el marco en el cual fueron elaborados los artículos, de modo que el lector deberá recurrir a conocimientos previos o a otras fuentes deinformación para deducir o suponer cuándo, dónde y para quién fueron escritos cada uno de los capítulos.
Como es de esperar, la problemática que atraviesa los artículos y que se convierte en hilo conductor de la totalidad del texto, es el trabajo que será abordado desde una perspectiva si se quiere durkheimiana, puesto que sin negarle condiciones estructurales de explotación y enajenación, se loreconoce -desde las relaciones laborales- un principio de solidaridad que da cuenta, al mismo tiempo, de una particular construcción identitaria: el trabajador salariado, y de la consolidación de lazos sociales: la sociedad salarial.
Su discurso si bien va a estar matizado, con diferentes énfasis, por múltiples abordajes debido a la complejidad del concepto trabajo, deja ver claramente suposicionamiento político en términos de la elección que hace respecto de un particular tipo de sociedad, de una particular forma de Estado y de una particular manera de pensar al mercado.
En este sentido es posible vincular el primer capítulo con el último ya que en el primero: “La sociología y la respuesta a la demanda social” lo que Castel plantea, desde una perspectiva por demás provocativa,fundamentalmente para la -tal vez mal llamada- comunidad sociológica, es que el intelectual de hoy no responde a las demandas sociales sino que trabaja o para desarrollar proyectos ajenos (a él, a la disciplina y a los intereses sociales) o para comprender y dar respuesta a problemáticas que interesan sólo a los eruditos, alejándose de lo que debería ser objetivo principal de la Sociología, que es hacersecargo de las preocupaciones de la gente común. En tal sentido, se amina a decir que aquellas investigaciones que no estuvieran marcadas por la demanda social, pueden ser consideradas investigaciones pero no pueden ser adjetivadas como sociológicas.
Evidentemente, se puede coincidir o no con planteos tan francamente tajantes, pero no se les puede negar un posicionamiento que reúne ética concompromiso. Cuando Castel se pregunta: ¿de dónde sacaría la Sociología las preguntas que se plantea sino de la sociedad?, está haciéndose cargo de lo que denomina puritanismo sociológico, esto es la subestimación de las competencias de otras miradas sociales, como la del campo periodístico e incluso la de la opinión pública por entender que se constituyen en discursos dominantes deformados osimplificados.
Castel continúa provocando cuando asegura que la demanda social no es exactamente lo que reclaman los funcionarios públicos dedicados a la asistencia social, sino lo que expresan los silencios de aquellos que naturalizaron el mal destino que les toca vivir.
Desde esta misma lógica, en el último capítulo: “La crítica al mercado”, plantea la necesidad de clarificar qué es lo que se critica,si su funcionamiento o su existencia, y propone para ello dar un salto cualitativo que lo sitúa al interior del debate, en un lugar incómodo puesto que lejos de negar al mercado lo reconoce, no sólo, como producto de la Modernidad democrática sino como impensable de pensar sin él el futuro de la humanidad, salvo que ella esté decidida a retroceder hacia formas de organización premodernas.
Unadefinición tan en blanco y negro, como la mayoría que se hallarán en este texto, no puede más que llevar a la reflexión del lector, quien tras la lectura de algunos párrafos seguramente se enojará primero y asumirá después –aunque siga disintiendo- que no es común por estos tiempos encontrar a un intelectual reconocido anclándose en un modelo que autodenomina social-demócrata al que defiende no...
tracking img