Causas socio-economicas en la prostitucion

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 12 (2785 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 10 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
CAUSAS SOCIOECONÓMICAS
Cuáles son las causas socioeconómicas de la prostitución en México, a reserva de efectuar una investigación interdisciplinaria sobre este tema, la cual hasta ahora no se ha hecho, podemos adelantar a manera de hipó-tesis que son principalmente la pobreza, el desempleo y la baja escolaridad las principales causas de la prostitución. Es precisamente en las clases bajas dondeestán los factores concurrentes que más influyen para que se dé. Algunos de esos factores son la desintegración familiar con el abandono del hogar del padre o de la madre, la suplantación de éstos por amistades nocivas, que en la mayoría de los casos conducen a la drogadicción -como vía inicial, y la ausencia como barrera protectora- de valores morales y religiosos suficientemente fuertes paraimpedir que la muchacha o el homo-sexual caiga en la degradación de su persona.
Así, las causas del problema se advierten desde cuatro perspectivas principales: la oferta femenina, la demanda masculina, la red de «tratantes de blancas» y, la naturaleza de la tolerancia y protección por parte de las autoridades.
Sin lugar a dudas, una de las causas principales es la oferta femenina, dada lascondiciones socioeconómicas miserables de tantas mujeres que en su mayoría han sido abandonadas por sus maridos o amantes, desempleo o bajos salarios, rentas habitacionales muy caras, vida alimentaria costosa, hijas madres solteras abandonadas con todo y criatura por sus familias, y ninguna sanción penal para el hombre que abandona el seno del hogar sin sentirse obligado ni moral ni jurídicamente, faltade educación familiar y profesional, desviaciones en la conducta personal por razón de una violación sexual o por falta de personalidad al dejarse influir por el bombardeo publicitario de una sexualidad exagerada producto de una sociedad en crisis ante la pérdida de valores éticos, morales y religiosos, en la que prevalece la violencia, el sexo y la droga, conforme al patrón cultural difundidopor el cine y la televisión norteamericana.
Ahora bien, desde la perspectiva de la demanda masculina, en sus causas debe estudiarse el «machismo» tan extendido a pesar de que vivimos en una sociedad más abierta y plural, la inmoralidad pública reinante que se observa en nuestra sociedad local, en la generalidad de matrimonios mal sostenidos, y en el erotismo como una diversión pasajera, misma quees alentada por el cine y la televisión norteamericana, la aparición de bares «table dance» y «casas de masaje».
Por esas distorsiones que surgen a diario y se manifiestan en todo su vigor en nuestra sociedad, se piensa que los establecimientos mercantiles, llamados eufemísticamente «giros negros» por las auto-ridades del Distrito, son necesarios para la salud social de las ciudades, olvidando quelo mejor de la salud física y mental, la práctica de los deportes y el respeto y observan-cia de las reglas morales y éticas son la base para la felicidad de un pueblo.
Y a propósito de lo anterior, se dice y se repite comúnmente que el remedio está en la información y educación de los ciudadanos o de los que están en vías de serlo, pero ¿quién o quiénes deben propiciar esta información?, Si nolas mismas autoridades divulgando las reglas contenidas en el Código Penal, el Bando de Policía y Buen Gobierno y el Reglamento Provisional para el Ejercicio de la Prostitución, los cuales no se aplican. En cambio, con el fin de obtener un ingreso extra a las mermadas arcas municipales se pretende ahora otorgar una virtual «patente de corso» a los «lenones» para que exploten sin preocupaciones alas mujeres que ejercen el llamado oficio más antiguo. Lo cual equivale a pensar que nuestra sociedad debe ir hasta las causas más remotas de la prostitución, con el fin de no avalar el recrudecimiento de este mal social que amenaza con extenderse. Ello significa una auténtica crisis de conciencia en la opinión pública y no cierto grado de complicidad.
CAPÍTULO 11
RESPETO A LA DIVERSIDAD.
Los...
tracking img