Charles darwin

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 13 (3034 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 8 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
IMPACTO DE LA OBRA DE DARWIN
(Pag1 diapositiva)Cuando Charles Darwin tenía 27 años, había reunido una mayor cantidad de información científica que la acumulada por la mayoría de las personas durante toda su vida. Su producción abarcó 17 libros y más de 150 artículos. Darwin fue el iniciador de la mayor revolución en la historia del pensamiento. Se designó como “darvinismo” al cuerpo doctrinal decarácter naturalista, sociológico y psicológico que explica las transformaciones graduales, continuas e irreversibles del mundo sobre la base de la selección natural, que lleva a la supervivencia, propagación y combinación de los caracteres más adecuados. El trabajo de Darwin llevó a la ruptura de las ciencias naturales con el dogma de la creación independiente de las especies y la vida comenzó arepresentarse como un gran árbol con millones de ramificaciones. El darvinismo fue considerado en un momento, así como antes lo había sido el copernicanismo, como un grave ataque a la concepción cristiana del mundo, e interpretado como una profunda perturbación de su sentido cristiano. La revolución intelectual generada por Darwin abarcó mucho más que la biología, produciendo el derrumbe dealgunas creencias fundamentales de su época. Darwin contradijo la creencia en una creación individual y definitiva de cada especie, introdujo la idea de que los humanos hemos surgido evolutivamente de acuerdo a los mismos principios que operan en le resto del mundo viviente. Cambió la noción de un mundo natural estable y benéfico por el concepto de lucha por la existencia. Las nociones victorianas deprogreso y perfectibilidad fueron reemplazadas por cambio y adaptación que no conducen necesariamente al progreso y la perfección (pag2 diapositiva).
La aparición de “The Origin of Species” constituyó un acontecimiento científico y cultural, con ribetes de escándalo. Muchas revistas y periódicos publicaron críticas o apologías de la obra. Los biólogos se dividieron pronto en dos frentes:partidarios de Darwin y defensores del antiguo fijismo. Parecía que había que tomar posiciones a favor o en contra de las ideas de Darwin. En el bando opuesto se unieron las mentalidades tradicionales impermeables a lo nuevo. La clerecía británica se destacó por la virulencia de sus diatribas antidarvinianas. La inclusión del ser humano en su teoría hizo que Darwin entrara en duro conflicto con las fuerzasconservadoras y con la teología ortodoxa. La selección natural desplazaba a la providencia divina, mientras la imagen común de las especies entraba en clara contradicción con el relato bíblico de la Creación en seis días. En 1864 el primer ministro británico Benjamín Disraeli pronunció un discurso ante los estudiantes de la Universidad de Oxford en que manifestó: "¿Y cómo reza la pregunta que sele propone hoy a nuestra sociedad, con una seguridad propia de charlatanes, de lo mas desconcertante? Reza: ¿Es el hombre un mono o un ángel?.... Yo, Dios mío, estoy de parte de los ángeles!". Los argumentos científicos contra Darwin eran de poco peso. En un artículo que publicó en 1887, Thomas Henry Huxley comenta que los únicos biólogo que él recordaba que habían admitido la evolución biológicainmediatamente después de la publicación de “The origin of species”, eran, aparte de él mismo, Alfred Russell Wallace, Joseph Hooker, Sir John Lubbock y Asa Gray. Las críticas publicadas en 1860 eran en su mayoría hostiles. Sin embargo, en una carta que escribió Charles Darwin a Joseph Hooker el 3 de marzo de 1860, cita a quince científicos que lo apoyan. Las cosas cambiaron en un períodoextraordinariamente corto. A los 10 años de publicado su principal libro, Darwin contaba con la adhesión de la mayoría de los naturalistas de habla inglesa. Joseph Hooker y Thomas Henry Huxley, que se convirtieron en los más acérrimos defensores de Darwin, en un principio no aceptaron la evolución. En un ensayo preliminar sobre la flora de Nueva Zelanda, que Hooker publicó en 1853, explica con detalle...
tracking img