Cinco panes de cebada

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (959 palabras )
  • Descarga(s) : 10
  • Publicado : 23 de julio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Muriel quería ser profesora. Iba en un autobús repleto de gente y solían pasar por muchos pueblos y ella quería que alguno de ellos fuera Beirechea, su destino, pero no era así. Cuando llegaron allí,la chiquilla no se dio cuenta y se quedó sentada en su asiento y le tuvieron que avisar de que habían llegado.
Cuando se bajó de autobús se encontró con un señor y le pregunto a ver si era ella laprofesora que estaban esperando y ella respondió que sí.
Cuando llegaron al colegio, le dio mucha pena porque había ratas por el suelo comiendo veneno.
Pello le dijo a su hija que le acompañara a lahabitación de la joven profesora. La acababan de limpiar.
Salió al balcón y vio una moto que se acercaba. El de la moto era el cura y al verla se rió de ella.
Después se encontró con un hombre queno conocía y le hizo perder toda la tarde diciéndole que hacía diez y siete años que no se limpiaba la clase.
Ana Maria y su hermano le ayudaron a Muriel a limpiar todo el colegio y quedó como nuevo.Llegó el primer día de clase y faltaban las dos de Iparraguirre y una niña de siete años que nadie conocía. La maestra y Don José Mari ya se llevaban mejor.
Muriel llevaba mes y medio en Beirechea ysu intención era quedarse un mes, pero algo le hizo cambiar. Y pensó quedarse hasta la Navidad.
Pasaron los días y la joven parecía estar más guapa. Gracias al amor que le daba Dios empezó avolcarse más en los niños.
Había niños que mostraban interés pero había otros que decían que iban a la escuela para no ser un estorbo ni molestar a sus padres.
Muriel, desesperada, acudió a donde el curay le explicó la reacción que tenían los niños. Él parecía no prestarle mucha atención y le decía que en el campo se hacían mejor las tablas.
El 4 de diciembre cayó la primera nevada. En el colegiohabía que poner la estufa cada mañana.
El 8 de enero volvió a abrir la escuela. Era la época de la gripe y faltaban muchos niños a clase y cómo no, Marta Arive. Fue a preguntarle al cura, pero...
tracking img