Cipriano castro

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 13 (3072 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 5 de febrero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
les registros de nacimientos, defunciones, matrimonio y divorcio sí son logros de los gobiernos de Guzmán Blanco, así como las obras de ornato público en Caracas. Pero en sus logros reales, insistimos, el "Ilustre Americano" es más un continuador y no un innovador. Las novedades son más de forma que de fondo. El proyecto de país liberal, que proponían los godos de 1830-1846 (dentro de un marcolegal auténticamente republicano e institucionalmente operante), busca desarrollarlo el hijo de Antonio Leocadio bajo condiciones caudillescas.

En el aspecto militar Guzmán Blanco continúa con un ejército de papel, confiando en las huestes de los caudillos de provincia personalmente fieles a él, amén de las propias, para el ejercicio del poder. Lo novedoso con relación al gobierno autoritario deJosé Tadeo Monagas, es que Guzmán logra lo que no pudo Monagas: vincularse simbióticamente con el partido liberal. Es decir, convertir su clientela política personal en los "auténticos" liberales y a sus enemigos vincularlos, fueran en realidad o no, con los godos-conservadores.

Sobre Crespo, bien podemos decir otro tanto. Como dato curioso referimos al Boletín Militar (1892) donde las huestesde Crespo durante la Revolución Legalista son calificadas como "godos" por los defensores del gobierno. Desde los tiempos de El Libertador, 1810's-1820's, la palabra godo se convirtió en una grosería en el imaginario colectivo venezolano. Joaquín Crespo era tan liberal, a lo venezolano del siglo XIX, como Guzmán. Ambos eran caudillos, que vestían la chaqueta del liberalismo para cubrir con unsupuesto manto doctrinal su ambición muy personal de poder. Este dependía, hasta la muerte de Crespo 1898, de la inexistencia de un efectivo Ejército Nacional.

En la Venezuela del siglo XIX no existieron partidos políticos armados que dirimían sus diferencias en los campos de batalla. Nada que pueda compararse en términos de igualdad, con las luchas entre Pipiolos y Pelucones en el Chilerepublicano antes de las reformas de Portales. Los llamados partidos históricos, repetimos godos-conservadores-oligarcas y liberales-federales, se suicidan políticamente en la coyuntura histórica 1846-1849. Al colapsar la institucionalidad republicana, durante el primer gobierno de José Tadeo Monagas, los actores políticos realmente dominantes desde ese entonces serán los caudillos.

José Tadeo nunca pudovincularse simbióticamente con el movimiento liberal. Desde la Revolución Federal prácticamente todos en Venezuela eran de nombre liberales-federales. Los "godos" eran siempre los vencidos. Era una realidad dominada por los guerreros-políticos-personalistas. El resultado no podía ser otro que las recurrentes guerras civiles, ausencia de real institucionalidad republicana, un personalismoexacerbado, una realidad donde resultaba imposible la existencia de partidos políticos. Los que adoptaban para sí ese nombre eran simples banderías personalistas, nunca auténticos partidos políticos. Eran tan falsos, por ser meramente nominales, como el Ejército Nacional de ese entonces.

Los relatos contenidos en dos textos venezolanos ilustran sobre las diferencias referentes a las bases efectivas depoder entre los caudillos, así en plural y el dictador, así en singular. Lo interesante y valioso del aporte que ofrecen al estudioso de las relaciones civiles-militares venezolanas, es que ninguno de los dos fue escrito con la intención de justificar otra cosa que la vida particular de sus autores. Ambos son libros autobiográficos y como tales reflejan dos momentos distintos de la realidadpolítica y militar venezolana.

El primero de los libros arriba mencionados, lleva por título Memorias de un Tachirense del Siglo XIX (Biblioteca de Autores y Temas Tachirenses, No. 14) del General Francisco Alvarado, un caudillo menor. El segundo es Cuarenta y Cinco Años de Uniforme (Memorias 1901 a 1945), impreso en Caracas, por la Editorial Bolívar, sin fecha de publicación, pero probablemente...
tracking img