Civilizacion del amor

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 18 (4445 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 1 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Civilización del amor
Desde Pablo VI hasta nuestros días, a través de SS. Juan Pablo II, el Espíritu Santo ha estado diciéndole a la Iglesia: "Ha llegado la hora de construir la civilización del amor". ¡Qué palabras tan importantes y a la vez, tan desatendidas!
Todo este siglo, que pronto terminará, y los tiempos actuales, se han caracterizado por una clara decadencia en la fe yconsecuentemente, en la moral. Todo este derrumbe de las estructuras que un día sostenían nuestra cultura, ha traído consecuencias graves a la vida del individuo, de la familia, de la sociedad, de las naciones y de la Iglesia.
Ante nuestros ojos hemos visto desarrollarse lo que el Papa Juan Pablo II ha llamado: "La cultura de la muerte"; que consiste en la desvalorización total del don de la vida. Estadesvalorización se manifiesta de muchas formas: el aborto, el suicidio, la eutanasia, guerras, bombas nucleares, pobreza ocasionada por la injusticia, violencia familiar, abuso de los niños, martirio, etc. Pareciera que las palabras de Nuestro Señor, en Mateo 24,18, estuvieran describiendo la realidad dolorosa de nuestros tiempos: "Al crecer cada vez mas la iniquidad, la caridad de la mayoría seenfriará".
El espíritu de egoísmo que ha entrado en nuestra cultura, también, muy sutilmente, ha ido penetrando en nuestra mentalidad y en nuestras decisiones. Es por ello, que ser constructores de una nueva civilización donde reine el amor, la paz, la alegría, la fraternidad, el servicio y la justicia, requerirá de una profunda purificación de nuestros corazones. La cultura de la muerte, solo se vence concorazones abiertos totalmente a la vida, empezando por la vida de la gracia y continuando con la vida humana. La cultura de la violencia, solo se vence con corazones pacíficos, mansos y abnegados. La cultura de la rebeldía solo se vence con corazones dóciles y obedientes. La cultura del odio, la indiferencia, el desprecio y la competencia, solo se vence con corazones dispuestos a entregarlo todo,incluso la propia vida, por vivir el evangelio del amor, del perdón y del servicio incondicional.
Lo que nos espera, después de este siglo de luces y grandes sombras, si somos fieles al Espíritu Santo que desea transformarnos y purificarnos, es una nueva primavera, como dice SS. Juan Pablo II. Una nueva primavera, donde brille el sol del amor de Cristo, donde se respire el frescor de lahermandad, donde se contemplen las bellas flores de la alegría, la humildad, la sencillez y el servicio. Donde el amor de Dios mueva los corazones al amor, y un amor sin límites ni condiciones. Esa será la civilización del amor. Esa será la civilización, que ustedes y yo debemos disponernos a construir con nuestra oración, nuestra disposición al sacrificio, nuestras acciones concretas y nuestro compromisoevangelizador.
La nueva civilización comienza con cada uno de nosotros, con cada corazón que se decide a amar, y amar hasta las últimas consecuencias.

Jesús « nos enseña que la ley fundamental de la perfección humana, y, por tanto, de la transformación del mundo, es el mandamiento del amor ». El comportamiento de la persona es plenamente humano cuando nace del amor, manifiesta el amor y estáordenado al amor. Esta verdad vale también en el ámbito social, es necesario que los cristianos sean testigos profundamente convencidos y sepan mostrar, con sus vidas, que el amor es la única fuerza real que puede conducir a la perfección personal y social y mover la historia y la humanidad hacia el bien.
El amor debe estar presente y penetrar todas las relaciones sociales, especialmente aquellosque tienen el deber de proveer al bien de las naciones « que trabajen por conservar en sí mismos e inculcar en los demás, desde los más altos hasta los más humildes, el amor y la caridad, por excelencia la más perfecta de las virtudes. Ya que la ansiada solución se ha de esperar principalmente del amor y la caridad, de la caridad cristiana entendemos, que comprendía en sí toda la ley del...
tracking img