Come, ama y reza

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 529 (132096 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 15 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
COME, REZA, AMA
Elizabeth Gilbert

AGUILAR Título original: Eat, Pray, Love: One Woman's Search for Everything Across Italy, India and Indonesia © 2006, Elizabeth Gilbert Todos los derechos reservados © De la traducción: 2007, Gabriela Bustelo © De esta edición: Santillana USA Publishing Company, Inc. 2105 NW 86th Avenue Doral, FL., 33122 (305)5919522 www.alfaguara.net Diseño de cubierta:Antonio Ruano Gómez Fotografía de cubierta: John Saponara Segunda edición en Estados Unidos: Octubre de 2007 ISBN 10:1598209590 ISBN 13: 9781598209594 Queda prohibida, salvo excepción prevista en la ley, cualquier forma de reproducción, distribución, comunicación pública y transformación de esta obra sin contar con autorización de los titulares de la propiedad intelectual. La infracción de losderechos mencionados puede ser constitutiva de delito contra la propiedad intelectual (art. 270 y ss del Código Penal).

«Di la verdad, di la verdad, di la verdad»*. SHERYL LOUISE MOLLER La acepto al intentar resolver transacciones inmobiliarias urgentes en Bali, tal se describe en este libro. Introducción o Cómo funciona este libro o El abalorio 109 Al viajar por India —sobre todo por los lugaressagrados y ashrams— se ve mucha gente con abalorios colgados del cuello. También se ven muchas fotografías antiguas de yoguis desnudos, esqueléticos y aterradores (o, a veces, incluso yoguis rechonchos, bonachones y radiantes) que también llevan abalorios. Estos collares de cuentas se Wímín japa malas. En India los hindúes y budistas devotos los usan desde hace siglos para mantenerse concentradosdurante sus meditaciones religiosas. El collar se tiene en la mano y se maneja de manera circular, tocando una cuenta cada vez que se repite un mantra. En la Edad Media, cuando los cruzados llegaron a Oriente durante las guerras santas, vieron a los devotos rezar con sos japa malas y, admirados, llevaron la idea a Europa, donde se convirtió en el rosario. El japa mala tradicional tiene 108abalorios. En los círculos más esotéricos de la filosofía oriental el número 108 se considera el más afortunado, un perfecto dígito de tres cifras, múltiplo de tres y cuyos componentes suman nueve, que es tres veces tres. Y tres, por supuesto, es el número que representa el supremo equilibrio, como sabe cualquiera que haya estudiado la Santa Trinidad o un sencillo taburete. Dado que todo este libro essobre mi lucha por hallar el equilibrio, he decidido estructurarlo como un japa mala, dividiendo mi historia en 108 cuentos, o abalorios. Este rosa lío de 108 cuentos se divide, a su vez, en tres secciones sobre Italia, India e Indonesia, los tres países que visité durante este año de introspección. Es decir, hay 36 cuentos en cada sección, cosa que tiene un significado especial para mí, ya que estolo escribo durante mi año trigésimo sexto. Y ahora, antes de ponerme a lo Louis Farrakhan con el asunto de la numerología, permítanme acabar diciendo que también me gusta la idea de enhebrar estos cuentos como si fueran un japa mala, porque así les doy una forma más... estructurada. La investigación espiritual sincera es, y siempre ha sido, una suerte de disciplina metódica. Buscar la verdad no esuna especie de venada facilona, ni siquiera hoy en día, en estos tiempos tan venados y facilones. Como eterna buscadora que soy, además de escritora, me resulta útil seguir la estructura del collar todo lo posible para poder concentrarme en mi objetivo final. El caso es que todo japa mala tiene un abalorio de más, un abalorio especial —el número 109— que queda fuera del círculo equilibrado queforman los otros 108, colgando como un amuleto. Al principio yo creía que el abalorio 109 era de repuesto, como el botón extra de una blusa o el segundón de una familia real. Pero parece ser que tiene un propósito más elevado. Cuando estás rezando y lo alcanzas con los dedos, debes interrumpir la concentración de la meditación para dar las gracias a tus maestros. Así que aquí, en mi abalorio 109,...
tracking img