Como hacer un libro

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 66 (16444 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 19 de febrero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
6ª Parte: Purgatorio

¿¿¿???

Reena:
Minutos pasaban hacia el infinito mientras los dos se mantenían abrazados en aquella continua caída que les creaba sentimientos de verdadero terror puro en sus corazones. Suceso que si en otras muchas ocasiones, Reena, en su interés por recuperar algún sentimiento de los humanos, habría deseado, ahora empezaba a perder esas ganas.
Esto sedebía a que caían por lo que parecía ser un agujero de gusano sin fondo, en el cual la oscuridad era acompañada por extraños rayos rojos procedentes de alguna fuente extraña de energía. Un viaje que, además, al acelerar sin parar en velocidad, se parecía cada vez más a una montaña rusa, y a ninguno de los dos jamás les habían llamado esas atracciones.
No obstante, la velocidad de bajada comenzó adisminuir paulatinamente para permitir que la pareja se tranquilizara al mismo ritmo que eso sucedía; de modo que entonces se comenzaron a preguntar a dónde estarían llegando, si es que estaban llegando a algún sitio.
Así, esa pregunta tuvo respuesta cuando, por fin, los dos abandonaron de sopetón el agujero de gusano, y aunque lo hicieron a una velocidad que ya era bastante lenta, eso no lesevitó el darse un buen batacazo contra un suelo duro que incluía una perfecta pavimentación y unos muy hermosos adoquines.

A continuación, entre gritos de dolor, los dos se separaron del abrazo a la vez que se ponían de pie y observaban las múltiples heridas superficiales que no dejaban de sangrar. Un asunto, ése, que era normal al recordar el buen golpe que se habían metido y el mismo porel que los dos comenzaron a jurar en sus respectivas lenguas, aunque uno de los dos se detuvo en seco al recordar algo en sumo importante.
De esa manera, Reena Murnau se dedicó a observar aún más curiosa que antes sus propias heridas, para preguntarse como es que podía sangrar sin que las heridas no intentaran cerrarse, cicatrizarse y curarse del todo. Por ello, fueron cuestiones que sólofueron el anticipo de nuevas preguntas como el qué le estaba pasando o a qué condenado lugar acababan de llegar, y para todas ellas, la egipcia tenía una única respuesta: el pavor absoluto.
Fruto de eso, dejó que su mente y sus poderes crecieran hasta expandirse por todo aquello que los rodeaba, más que dispuesta a recibir cualquier tipo de información que le permitiera poseer respuestas a susdudas crecientes, pero pronto supo otra horrible respuesta, y ésa era que no sólo había perdido su capacidad de curación, porque ya no poseía ni telepatía ni nada. ¡Se había convertido en una debilucha!
Aterrorizada se agachó al suelo para intentar arrancar un condenado adoquín del pavimento con sus propias manos desnudas. Cosa que si anteriormente habría logrado con la misma facilidad que unhumano rajaba una hoja de papel, ahora era algo tan imposible como evaluar la dimensión exacta del maldito Universo.
De consecuencia, escalofríos de asquerosidad y repulsión recorrieron por entera su alma al comprender que se acababa de convertir en una triste mujer humana una vez más; una enjuta y ruin humana después de más de dos milenios. Casi sintió morirse de asco.
Sin embargo, por sitodo eso no hubiera sido suficiente, llegó el momento en el que miró a Bryan y se llevó una nueva sorpresa, pues el británico se hallaba ahora vestido con una túnica roja con capucha que le ocultaba todo menos el rostro y las manos.
Ahí, ante tal visión, la mujer vampiro sonrió divertida por primera vez en aquel lugar.
-Vaya, Bryan. Nunca me dijiste que eras fanático de los dibujos deDragones y Mazmorras.
Comentario hecho que no recibió respuesta alguna, ya que tan pronto como él la miró a ella, Bryan se quedó pasmado al encontrar algo raro detrás de la mujer vampiro. Un efecto ante el cual la egipcia ya se imaginó cualquier cosa y se giró sobre sus talones, sin pensar nada más, para encontrarse con nada más extraño que no fuera aquella extraña ciudad a donde habían ido a...
tracking img