Confesiones de san agustín

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1118 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 5 de enero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
CONFESIONES DE SAN AGUSTÌN.

El libro está escrito como una oración de San Agustín hacia Dios, en la que reconoce sus pecados y describe la obra que Dios realizó en su vida convirtiéndolo a la fe católica. Así comienza.

San Agustín era del norte de África, hijo de padre pagano y madre cristiana, estudiante, posteriormente se dedicó a dar clases de Retórica, durante su adolescenciaentra en conflicto con la moral cristiana; sin embargo busca la verdad en la secta de los Maniqueos, ya que para él la escritura bíblica era grosera comparada con el estilo de Cicerón. Los Maniqueos eran seguidores de Mani, un profeta persa que había intentado sintetizar en una sola religión el cristianismo, el zoroastrismo y el budismo. De las cuales concluyó que lo espiritual es el principio delbien y lo material el principio del mal (lo material era malo, el matrimonio la familia y la procreación eran mayores pecados que el adulterio; por ejemplo),

Los maniqueos identificaban al "Dios malo" con el Jehová del Antiguo Testamento, creador del mundo material y lo distinguían del Dios Padre de Jesucristo, el Salvador. Y sobre esta base atacaban a la Iglesia Católica, pues no admitían eldogma central de la Encarnación del Verbo de Dios, dada su concepción de la maldad radical de la materia. Cautivaron a Agustín con la promesa de que si se iba con ellos no tendría que creer nada sino que todo le sería demostrado. Ya convertido al maniqueísmo, aparto a muchos de sus amigos de la Iglesia Católica y se dedicó a entender las doctrinas de la secta, con el fin de satisfacer su deseo deconocer la verdad.
Se cuestionaba ¿De dónde viene el mal? Y poco a poco se dio cuenta que la demostración que tanto le habían prometido no llegaba. Al no estar de acuerdo con la conducta de los Maniqueos puso todas sus esperanzas en la llegada prometida de Fausto y cuando pudo hablar con él, éste desistió de intentar resolver las dificultades que le proponía Agustín, reconociendo su ignoranciasobre estos temas. Así fue como puso fin a su fe maniquea.

Así se dirigió a Roma para mejorar en su carrera como profesor de retórica, sin que su madre lo supiera y de ahí, se fue a Milán. Comienza a asistir a sus predicaciones con el interés profesional ya ver que es posible defender inteligentemente el Antiguo Testamento y con él la fe católica. En ese entonces llegan a sus manos algunasobras de autores neoplatónicos, en los que descubre la posibilidad de pensar en el mundo espiritual. La dialéctica platónica le devuelve la confianza en la existencia de la verdad y la posibilidad de conocerla y ve el problema del mal de otra manera: “El mal no es un ser creado por Dios ni un ser independiente de Dios, sino, que el mal es una carencia del ser”. Sin embargo, reconoce que entre todaslas cosas buenas que encontró en los libros platónicos no nombraban a Jesucristo.
Por lo que vuelve a leer la Sagrada Escritura descubriendo un sentido diferente de aquel que tanto le había chocado en su juventud, en ese momento está a punto de convertirse definitivamente pero lo detiene su cruz más pesada y no era lo teórico lo que le importaba sino la práctica del orden moral.
Además, enese tiempo vivía de forma ilícita con una mujer que le había dado un hijo y a la que él nunca le había sido infiel; eso le impedía de cierta manera convertirse a la moral cristiana, por lo que su madre lo separa de quien era su mujer. Duda entre su conversión y su actual forma de vida, hasta que escucha a algunos amigos cristianos narrar la historia de los Padres del desierto, quienes fueron losprimeros monjes cristianos y quienes dejaron todo para entregarse a la oración, penitencia y a una auténtica vida en santidad. Este relato provoca que tome la decisión definitiva de convertirse al cristianismo.
Enojado con él mismo se retiró a un jardín donde lloro suplicando a Dios, le concediera la gracia de la conversión y en medio de su llanto y suplica escuchó una voz que le dijo:...
tracking img