Conocimiento intuitivo?

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 39 (9668 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 21 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
¨ DONDE LA MAGIA ES REAL¨
Amanecer. Una línea vertical de claridad se dibujó en la negrura y se abrió en abanico. El nuevo sol ascendía entre las laderas abruptas, remotas. El cielo se iba tiñendo de luz conforme la chispa dorada ascendía en el cielo oriental.
A lo lejos se veía venir el hombre, pálida silueta recortada contra la aurora, más radiante sin embargo que la aurora misma. Él traía elsol. Él traía la luz. Su caballo pisaba enérgico el suelo calloso, oprimido. Las piedras parecían apartarse de su paso; parecían reconocer al héroe que lo montaba. Hombre y caballo traían la música. Traían la caja, traían el charango, traían la quena. Traían ritmos nuevos, ritmos que jamás se habían oído.
Una voz cantaba. Cantaba melodiosa las hazañas del héroe que traía el sol a sus espaldas.Un cóndor se alzó en vuelo, figura insignificante ante la majestad de las montañas. Ante la grandeza del hombre. Las rocas se fueron pintando de fuego; los picos nevados estallaron en un blanco jubiloso. Reconocían al sol. Reconocían al héroe.
El caballo, blanco como la nieve, se detuvo al borde de una cornisa. Sobre su lomo, el hombre observaba. Su poncho se sacudía al ritmo del viento, al ritmode la música. La canción hablaba de esperanza, de coraje, de gloria. De libertad.
El rostro del hombre estaba tallado en piedra. Su color era el color ardiente de la lejana tierra que lo vio nacer. En sus ojos, ojos curtidos, brillaba el fervor.
Observaba. Contemplaba el porvenir. A sus pies, las nubes se apartaban con una reverencia, las sombras retrocedían temerosas. La voz no dejaba decantar. Esperanza, coraje, gloria. Libertad. Libertad que, sobre los hombros del héroe, llegaría pronto a aquella tierra allende las montañas.
El sable dejó su vaina con un clamor metálico. El caballo se encabritó. La voz culminó su canto, y la pantalla volvió a cubrirse de oscuridad.
En la oscuridad brillaron las palabras: SAN MARTÍN, EL HÉROE DE LOS ANDES. Y un instante después, PREMIÈRE MUNDIALDICIEMBRE 2055.

El trailer terminó. Los chicos se lanzaron, entusiasmados y risueños, hacia la mesa del desayuno.
—¡A'matín! ¡A'matín! —parecía decir Tomi a través del chupete.
—¿Vos hiciste la peli de San Martín, pa? ¿Vos la hiciste? —fastidiaba Nico. Como con tenazas se prendía al guardapolvo de su padre, tratando de trepar a su pierna.
—No, pero... ¡Basta, Nico! —rió Adrián—. ¡Ya estásgrande para que te tenga encima! Sentate en tu lugar, dale.
—Tomá la leche que se enfría, Nico —indicó Lola, conciliadora, mientras untaba una tostada—. Mirá qué bien que se porta Tomi.
El pequeño ya se había arreglado para escalar a su asiento. Tomaba de su vaso con pico, tras dejar el chupete sobre la mesa.
Nico se dejó caer en su silla. Apuró un trago y volvió a la carga.
—¿Vos hiciste la peli,papi?
—No, yo no la hice —respondió Adrián, mientras se alisaba el guardapolvo y corregía la postura de la tarjeta de identificación—. Yo trabajo en otra parte, en Ciudad del Cielo. Pero sí es cierto que todos somos parte de la gran familia Disney.
—¿Vamos a ver dónde la hicieron? —Nico se sacudía y rebotaba en su asiento, como si lo hubieran enchufado—. ¿Vamos a ver, pa?
—Sí, el recorridoincluye los Estudios Disney. —El tono reposado de Adrián contrastaba notablemente con la agitación de su hijo—. Una señorita muy amable va a responder todas sus preguntas.
—¿Vos nos vas a acompañar, papi? ¿Eh, vos nos vas a acompañar?
—No —Adrián tomó un sorbo de café—. No, yo te voy a llevar a la escuela como todos los miércoles, y ahí los va a ir a buscar el microbús de Disney. Dale, tomate laleche y después nos vamos.
Nico vació ruidosamente su taza, sin apenas saborear, y la martilló sobre la mesa. Saltó de la silla, corrió alborotado a su habitación.
—¡'Ico! ¡'Perame, 'Ico!
Tomi descendió con dificultad y partió tras su hermano tan rápido como sus pasitos se lo permitían. A medio camino se detuvo, como si hubiera rebotado con una pared invisible, y regresó por su chupete. Para...
tracking img