Consecuencias De La Inquisicion

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1973 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 25 de febrero de 2013
Leer documento completo
Vista previa del texto
Frutos y consecuencias de la Inquisición
Felipe II no se había perdonado ningún esfuerzo para eliminar todo germen de disidencia religiosa
dentro de su Reino, ni le había importado crearse roces y aun conflictos diplomáticos con los otros pueblos de
Europa para asegurarse de que no quedaba ninguna posibilidad de contacto entre sus súbditos y aquellos
elementos extranjeros que pudieran volvera contagiar a éstos las perversas doctrinas. Prefirió incluso perder las
provincias nórdicas de los Países Bajos antes que ceder un ápice en su política de intransigencia.
1. España mantiene férreamente la unidad de la fe.
Ciertamente no se había esforzado en vano, ya que la unidad religiosa de España y su Imperio era una
realidad. La Iglesia siguió durante siglos gobernando como soberanaindiscutida e indiscutible en las
conciencias de los españoles. Una identificación total con el dogma de la Iglesia era la mayor prez y honra de
un español; el mero hecho de tener un antepasado converso en quien hubiera puesto manos’ la Inquisición era
considerado como una mancha indeleble.
Fiel a su historia y a las esencias de su dogma, la Iglesia exigía obediencia ciega a todos sus fieles.Una
vez llenadas las fórmulas que exteriorizaban inequívocamente esta sumisión, una vez cumplidos los
mandamientos eclesiásticos con respecto a la recepción de los sacramentos y la participación de los
ceremoniales propios de las solemnidades, el cultivo de la vida interior quedaba lastimosamente descuidado: la
pureza y rectitud de corazón, las exigencias de una nueva vida, la necesidad deofrecer a Dios un culto en
espíritu y en verdad, todo esto quedaba velado y olvidado ante el mero acatamiento a ritos tradicionales,
raramente comprendidos en su significado.
Eran una excepción las almas cuya sed las impulsaba a la búsqueda de otros manantiales donde saciarse,
las que alcanzaban a remontarse a las cimas del éxtasis místico. De éstas las hubo, no cabe duda. La espesa
neblina queborraba los perfiles y cerraba los horizontes, incluso la misma «noche oscuras, no fue obstáculo
capaz de entorpecer el vuelo de aquellos cuyo «amor divino, en viva llamas, los elevaba a las «moradas
eternas». Ciertamente este mismo contraste entre las almas que vivían tan cerca de Dios y el común del pueblo,
sumido en penosa ignorancia respecto a las cosas espirituales, nos ilumina acerca dela responsabilidad de los
que, poseyendo en sus manos el mismo tesoro para todos, dejaban a las masas que murieran de inanición
espiritual.
¿Cuáles fueron los frutos que dio esta tan suspirada y tan costosa unidad de fe? Una consideración
serena y objetiva acerca del nivel de la religiosidad del común de los fieles españoles en las décadas y centurias
que siguen al aplastamiento de laReforma es desconsoladora. ¿Para qué entrar en detalles?
2. Un culto insuficiente.
Durante siglos se quitó de las manos del pueblo, no ya la Biblia, sino la menor porción de la misma, cual
si fuera un «veneno mortíferos. Lo más que el «creyentes alcanzaba a saber en punto a doctrina cristiana era
que, si había recibido el Bautismo, se salvaría por las buenas obras, acompañadas .de la recepciónesporádica de
la Eucaristía y la Extremaunción en el último momento.
La figura central de Cristo, como Redentor, desapareció por completo del horizonte espiritual,
sumergida en el sacrificio de la Misa, y en su lugar surgió, como personaje intermediario ante el Padre, la
Santísima Virgen, eficaz intercesora, apoyada accesoriamente por una cohorte de santos, cada uno de los cuales
obtenía mayoro menor devoción proporcionalmente a la virtud y poder que se les atribula, variable según las
localidades. La invocación a la Virgen era la suprema instancia en la necesidad o el peligro.
La confesión pasó a ser el único medio de guía y orientación espiritual, pero fuente, según la historia, de
frecuentes complicaciones de orden temporal. La edificación del pueblo por medio de sermones era...
tracking img