Contra la indiferencia cívica

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1243 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 6 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Contra la indiferencia cívica

"La política es demasiado importante para dejarla sólo en manos de los políticos".

Más allá de la decisión a tomar en lo que respecta a los numerosos candidatos, las nuevas elecciones nos ofrecen la oportunidad de reflexionar sobre la democracia, en términos menos circunscriptos. Sin pasar por alto la importancia del ejercicio del sufragio, no debemos olvidarque la democracia, como forma de vida y organización política, no se agota sólo en la emisión del voto. Correlativamente, resulta innegable que un examen más libre y maduro y una conciencia alerta al momento de elegir -alejada de condicionamientos negativos que tarde o temprano devienen nocivos- favorecerá el progreso de nuestro sistema democrático. Es precisamente a la razón y a la conciencia a loque debería apuntar toda campaña electoral que aspire a demostrar auténtico respeto por el ciudadano. Llenar el vacío que provoca el abuso de la politiquería y la propaganda engañosa y elusiva con mayor profundidad en cuanto a propuestas políticas y verdaderos ejemplos de honestidad y compromiso, constituye actualmente un desafío insoslayable para aquellos candidatos dignos y capaces derepresentar los intereses de la comunidad.

Las elecciones como juicio popular

De acuerdo con la forma de gobierno de nuestro país, representativa y republicana, poner el acento en la participación del pueblo en la elección de sus representantes, es ponerlo al mismo tiempo en su participación en la fiscalización de quienes tienen y ambicionan tener la tarea de gobernar. Se manifiesta y ejercita así lasoberanía popular.

La llamada crisis de representatividad, el divorcio existente entre los dirigentes y el pueblo que representan -que opera de diversas formas, todas en menoscabo del adelanto democrático-, hace que la mayoría perciba a los funcionarios de los distintos partidos como inaccesibles a una auténtica fiscalización por los ciudadanos durante su gestión. El ejercicio del poderdelegado se considera actualmente muy condicionado por intereses que pueden apartarlo del objetivo del bien común. Ante esta situación, el principio de periodicidad de los cargos políticos, la renovación de los mandatos mediante el voto popular, adquiere particular importancia como medio de control de los ciudadanos sobre sus mandatarios políticos: se trata no sólo de la oportunidad de elegirnuevamente, sino también de juzgar el desempeño de los funcionarios y de sus respectivos partidos. Se trata, nada menos, de aquello a lo que más le temen muchos políticos: la puesta en juicio de una gestión, con posibilidad de quedarse sin ningún poder. Y esta vez será el pueblo, de quien emana y a quien pertenece exclusivamente el poder -tal como lo expresa nuestra Constitución Provincial-, el encargadode decidir. Será él quien juzgue políticamente a sus representantes al finalizar su mandato.

A medida que recrudece el problema de la separación y la falta de identificación entre representantes y representados, más debe fijarse la atención en la necesidad de remarcar la responsabilidad de los mandatarios ante la sociedad como atributo esencial y determinante de la democracia; su mengua yatascamiento afecta directamente el desarrollo y consolidación de la misma. El filósofo Karl Popper [1902-1994] es uno de los exponentes más originales de esta perspectiva, y uno de los que más la extrema. Sostiene que "en un cambio de gobierno, ese poder negativo, la amenaza del despido, es lo más importante." Un dirigente político que sabe que no se lo puede destituir tan fácilmente pierde uno de losestímulos más importantes para comportarse de modo que el electorado se sienta satisfecho con él. [Karl Popper, La responsabilidad de vivir]

Partamos entonces del convencimiento de que las dificultades en la vida democrática, se superan únicamente con más práctica de la democracia y con su perfeccionamiento. Sin extraviarse en el rechazo de "la política", "los políticos" o "los partidos",...
tracking img