Convivencia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 320 (79840 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 6 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
¿PARA QUÉ SIRVEN LAS GUERRAS?

PRÓLOGO

El título que agrupa las memorias aquí reconstruidas, sin más, reconoce que la guerra permitió recorrer el camino hacia la paz y la construcción de caminos de vida a quienes descubren la amable y grata experiencia de proyectar su futuro en el calor de la familia y el hogar comunitario.

Quienes han escrito este documento - testimonio se denominan conorgullo hoy “Líderes de Paz”. Son personas que, en edades muy tempranas, se vieron vinculadas a la degradada confrontación armada que en Colombia promueven los “Señores de la Guerra”, en nombre de ideales de izquierda y de derecha, de la más indigna acumulación de capitales y de la más inhumana forma de reivindicación política de todo tipo de derechos de los desheredados de la tierra.

Estetestimonio es una contribución a las múltiples formas de producción de verdad, memoria y espiritualidad que la nación colombiana comienza, no sin esfuerzo y dificultad, a recorrer para garantizar relatos históricos que permitan la flexibilidad del pensamiento; que aporten elementos de comprensión acerca de las circunstancias, antecedentes y formas de vinculación a la guerra que ha llevado a hombres ymujeres a empuñar las armas en unos y otros ejércitos ilegales. Testimonio que describe, sin pretenderlo, en tanto emerge en cada uno de los relatos, las causas económicas, sociales, culturales y políticas asociadas a la “horrible noche” de la nación colombiana en las postrimerías del siglo pasado y en la ya casi cumplida década del nuevo milenio.

Invitamos al lector de estas páginas adiscurrir reflexivamente por los testimonios escritos con gran esfuerzo por quienes, un día, decidieron retornar a casa. Posiblemente, descubra, también, que las guerras sirven para comprender la vida, y que una vez conocido el mensaje de sangre y dolor que de ellas aprendemos,

resolvamos irrevocablemente asumir papeles más protagónicos en el esfuerzo que por la paz en Colombia, día a día, realizamoslos enamorados de la sencillez y la amabilidad en el trato.

Invitamos a los lectores de este testimonio a comenzar el diálogo con los relatos presentados, para elaborar una segunda edición. Así, entrecruzaremos historias de vida y muerte con un tejido de letras y palabras elaborado desde la más profunda inspiración fraterna de personas dispuestas por el invisible caleidoscopio del destino enperspectivas de vida diferentes. Sin embargo, unidas

irrevocablemente por un mismo clamor: paz en el horizonte de la vida; respeto a los derechos fundamentales de los asociados en el cuerpo de la nación colombiana; justicia a las reivindicaciones humanitarias de todos y cada uno de los grupos sociales, económicos, étnicos, culturales, religiosos y políticos; libertad a las diferenciasideológicas y a sus formas de expresarse en las dinámicas comunitarias y partidistas de acceso a la administración del Estado; cuidado del entorno humano y físico que promueva la palabra dulce y el conocimiento ancestral.

FUNDACION PARA LA RECONCILIACION

UN FUSIL A CAMBIO DE LA ESPERANZA
“…pude reconocer mis errores, tener el valor de pedir perdón de corazón, reconocer que toda mi vida la paséperdiendo el tiempo en maricadas que no tenían sentido y que no era una iglesia lo que yo necesitaba, era solamente… perdonarme a mí mismo”.

Mi nombre es Pedro Luís, nací el 12 de marzo de 1965 en Tulúa (Valle). Por causas del destino, cuando mis padres se separaron, yo fui el más perjudicado por esta situación. Después de descubrir que mi madre lo había engañado, mi padre decidió viajar a Venezuelacon el fin de olvidar o encontrar un mejor futuro. Mi madre, después de traerme al mundo, tal vez pensó que yo era un problema así que decidió llevarme con mi abuelo, el papá de mi papá, el cual, en un principio, se negó a hacerse cargo de mí. Mi abuelo, por causa del destino, decidió criarme.

Recuerdo que mi vida no fue como la de los demás niños a pesar de que mi abuelo tenía un negocio y,...
tracking img