Crónicad de sombra y luz

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 384 (95935 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 25 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Crónicas de Sombra y luz

Luciano Alvarez

Hannah Arendt y la banalidad del mal

La tarde del 11 de mayo de 1960 la policía secreta israelí capturó en Buenos Aires a Adolf Eichmann, ex miembro de la GESTAPO, responsable de "la cuestión judía" desde 1936.

Eichmann supervisó personalmente la muerte de los judíos, por fusilamiento, por asfixia en autobuses llenos de gases, o a travésde los envíos multitudinarios de hombres, mujeres y niños a las cámaras de gas de los campos de concentración.

Once meses después, el 11 de abril de 1961, comenzó el juicio que terminó con la sentencia de muerte. Eichmann fue ejecutado en Tel Aviv, el 31 de mayo de 1962.

Hannah Arendt (1906-1975) filósofa judeo alemana siguió el juicio como corresponsal para el New Yorker. Desde sus páginascriticó duramente la orientación del proceso:

"El objeto del juicio fue la actuación de Eichmann, no los sufrimientos de los judíos, no el pueblo alemán, ni tampoco el género humano, ni siquiera el antisemitismo o el racismo".

Hannah Arendt, no cuestionaba la culpabilidad de Eichmann, ni siquiera procuraba una explicación que lo justificara en modo alguno, ni se oponía a la sentencia demuerte. Pero las crónicas del juicio, despachadas por la escritora desde Jerusalén, pintaron un cuadro inesperado del personaje.

Arendt cuestionaba que todos los esfuerzos estuvieran orientados a "exhibir" a Eichmann como un monstruo sádico y despiadado; ejemplo puro del mal radical.

Sin embargo, lo que en realidad emergía a lo largo del juicio era la imagen de un burócrata, encerrado en unacabina de cristal en un juzgado de distrito en Jerusalén.

Con su interpretación del juicio de Eichmann, Hannah Arendt, incorporó un concepto fundamental para entender el espantoso territorio del Mal: su posible banalidad. Este concepto aparece en el subtítulo del libro de 460 páginas, publicado en 1963: EICHMANN EN JERUSALÉN. UN ESTUDIO SOBRE LA BANALIDAD DEL MAL.

Resulta interesante rastrearel origen etimológico de la palabra «banal». Es un galicismo, datado hacia el siglo XIII, que se refería a los molinos y otros bienes de uso público, de uso comunal. Con el tiempo adquirió un carácter de adjetivo y pasó a ser sinónimo de común, corriente, ordinario, aquello que carece de toda particularidad.

Su sentido primero densifica lo inquietante de este término. En palabras de Arendtimplica que en determinadas circunstancias, el mal es capaz de arraigar en el común de los individuos y no necesariamente en seres excepcionalmente perversos.

Eichmann es un ejemplo de esta banalidad del mal; un miserable funcionario que se regía por los principios de todo burócrata. Para Adolf Eichmann, funcionario modélico, enviar a la muerte a millones de personas era una tarea meramentelogística y administrativa. Ni siquiera pudo demostrarse el odio a sus víctimas.

Eichmann no era una excrescencia, como no lo eran, ni lo son, la mayoría de los canallas de su tipo que envilecen la condición humana.

Eichmann no era un ogro. Y allí reside lo aterrador.

Para llegar a esta conclusión, Hannah Arendt describió con precisión los eventos que jalonan el largo proceso de matanzas.

Valela pena detenerse en su análisis de la participación de Eichmann en la conferencia de Wannsee.

El 20 de enero de 1942, quince altos representantes de las SS, del Partido nazi y de diferentes ministerios se reunieron en la antigua mansión de un industrial, utilizada como centro de conferencias de las SS.

El tema objeto de debate fue la "solución final de la cuestión judía". Reinhard Heydrich,Jefe de la Policía de Seguridad, del Servicio de Seguridad (SD) y de la Oficina Central de Seguridad del Reich, fue el convocante y presidente de la Conferencia.

Eichmann fue el individuo de más baja posición oficial y social de quienes participaron.

Fue encargado de enviar la convocatoria a los participantes, preparó algunas estadísticas (llenas de errores, por otro lado) que Heydrich...
tracking img