Crónicas de una muerte anunciada

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (965 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 11 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
ARGUMENTO:
Santiago Nasar, un hombre de buena reputación, es buscado por Pedro y Pablo Vicario, hermanos de Ángela Vicario, con la intención de matarlo por deshonrar a su hermana. El motivo de ladeshonra fue la devolución de Ángela por su marido a las pocas horas de casada porque descubrió que no era virgen.
Éste, llamado Bayardo San Román, había organizado la mayor boda que se recordara enel pueblo, con comida y bebida para todos y una fiesta que duró hasta el amanecer, a la que llegó mucha gente importante, entre los que estaba el padre de Bayardo, un importante militar. Bayardo era unhombre misterioso que había llegado al pueblo sin ningún motivo aparente, que no fuese el de buscar esposa. Se propuso conseguir a Ángela, una bella joven, y lo consiguió con mucha facilidad, yaaunque ella no le quería, él causó muy buena impresión en su familia, una familia muy pobre y modesta, que la obligó a casarse. La causa de la devolución fue que Ángela no llegara virgen al matrimonio, alo que esta añadió que había sido Santiago Nasar el que le había quitado la virginidad.
Pedro y Pablo, sus hermanos, al enterarse de esto, decidieron matar a Santiago para limpiar el nombre de suhermana, con unos cuchillos de matar cerdos. Y al poco tiempo ya lo sabía todo el pueblo que querían matar a Santiago, todos menos Santiago y su familia. Cuando se enteró la policía, fue a hablar con loshermanos y les quitó los cuchillos, pero esto no sirvió para nada, porque ellos eran los que mataban a las cerdos y tenían barios cuchillos, así que cogieron otros y siguieron esperando a Santiagocon intención de matarlo. Este, aún seguía celebrando la boda, ya que no se había enterado de nada. La boda coincidió con el paso del obispo por el pueblo, hecho que reúne a mucha gente que quiererecibir su bendición, y Santiago Nasar estaba entre ellos. Fue al muelle a recibirlo, pero como de costumbre, el obispo ni si quiera se bajo del buque, y bendijo a la gente que estaba en el puerto...
tracking img