Crisis de civilización, la interpretación de heideger

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 17 (4027 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 19 de enero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Crisis de civilización.
La interpretación de Heidegger.

El título algo indeterminado de esta comunicación al Coloquio Crisis de civilización tenía cierta razón de ser en relación al dicho coloquio, pero luego me pareció acertado conservarlo dado el modo peculiar en que Heidegger aborda la cuestión.
Heidegger no habla de civilización porque su pensar acerca de esta cuestión seexpresa más bien en términos de historia de Occidente, o historia de la metafísica, no habla tampoco en términos de crisis sino más bien de consumación. Nos hallamos frente a un cambio en el modo de abordaje y en la índole de las preguntas, un cambio, que al identificar el proceso civilizatorio con la historia de la metafísica, vuelve a colocar a la filosofía en un lugar central respecto a lacrítica de ese patrón civilizatorio. Desde esta perspectiva, el destino histórico de una cultura viene fijado por una precomprensión colectivamente vinculante de lo que acaece.
Dice Heidegger: “Cualquiera sea la forma en que se interprete al ente, sea como espíritu en el sentido del espiritualismo, sea como materia o fuerza en el sentido del materialismo, sea como devenir o vida, o como voluntad,sustancia o sujeto, sea como energeia o como eterno retorno de lo mismo, en todos los casos hay una precomprensión del acaecer”.
En La época de la imagen del mundo, refiriéndose a la metafísica, dice que esta opera una reflexión acerca de la esencia de lo existente y una decisión sobre la esencia de la verdad y que en esta operación se funda una manera de comprender el ser. La tareaentonces, consiste en dar un paso atrás, rehacer la historia de la metafísica, desandar el camino, un retorno al origen para ver como se ha dado esa relación con el ser.
Y en ese rehacer la historia, halla que la metafísica, pese a plantearse el problema del ser, sin embargo, lo olvida porque se olvida de la nada. No puede responder a la pregunta de por qué ser en lugar de nada. Puesto que la nadano existe no se habla de ella. Pero al eliminar el problema de la nada se termina identificando al ser con el ente, con aquello que históricamente, destinalmente ha sido. Se olvida el problema del ser del cual sin embargo se partió, pues se lo considera una cosa obvia.
Este olvido, sin embargo, no es algo que se deba a nosotros ni a generaciones anteriores, no es algo accidental sino quepertenece a nuestra constitución existencial, es nuestro destino. Este olvido es la esencia misma de la metafísica, pero su descubrimiento, sólo es posible en el punto final, en el momento de su consumación, momento nihilista en que el ser no sólo es olvidado sino que él mimo se oculta. Occidente es tierra de la metafísica en tanto tierra del ocaso del ser, y sólo, cuando se sabe de este ocasodestinal se puede ir más allá de la metafísica

Hagamos ahora el recorrido del propio Heidegger, ese movimiento de retroceso que permite rememorar la historia de la metafísica.
En el comienzo de su historia entre los griegos, el ser es la fisis en el sentido de lo que se muestra, lo que desocultándose, se manifiesta y crece tal como se da en el nacimiento de los animales y delhombre. Pero no sólo eso, la fisis es la fuerza imperante que brota y permanece sostenida por sí misma, y es también la totalidad de los entes. Para los griegos era el cielo y la tierra, las piedras, las plantas, los animales, el hombre, la historia humana como lo hecho por hombres y dioses, y también los dioses y el destino; nada quedaba afuera.
El hombre griego está en el mundo como en unescenario donde se presenta entre sus iguales y entre las cosas para actuar y ver, lo mismo que para ser visto e interpelado, y la vida es el drama que se desarrolla en esa escena del mundo. El lugar del hombre es pues el lugar de lo visible, de lo que se muestra y se hace presente; si de lo contrario se queda en la caverna de lo privado, es un “idiota”. Para los griegos la aparición no es ninguna...
tracking img