Cualificarnos como audiencias

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 15 (3525 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 27 de enero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Cualificarnos como audiencias

CARLOS ALBERTO JIMÉNEZ H.

Del fisgoneo electrónico

Es una baina que, en el mundo, a diario sean monitoreadas 3.000 millones de comunicaciones, entre conversaciones telefónicas, mensajes de correo electrónico y transmisiones por satélite. Eso dijo el diario El Tiempo (15/07/01). Además, en un día, según un reporte presentado por el Workplace SurveillanceProject, entidad que aboga por el derecho a la intimidad en Internet, son monitoreadas 150 millones de mensajes de correo electrónico de 27 millones de personas en todo el planeta. Es entendible que más de un colombiano y colombiana cambie su correo electrónico: dicen las malas lenguas que todos los nuestros los están leyendo. Tocó .ar o .es. O el que sea.
Y, sigue El Tiempo, de acuerdocon las cifras del periodista escocés Duncan Campell, que ha investigado por más de 20 años el tema, el sistema Echelon puede llegar a interceptar hasta 3.000 millones de comunicaciones al día (conversaciones telefónicas, mensajes de correo electrónico, ficheros de Internet, transmisiones por satélite, etc.). También hay que andar pilas, pues, con lo que se habla vía telefónica. Los datos son delCorreo de la Unesco de marzo pasado. Y de acuerdo con un informe de la Universidad de Berkeley (E.U.) terminado en abril (de 2001), cada segundo se toman 2.700 fotografías en el planeta. Pregunta: ¿qué tan fotogénicos seremos los y las colombianas?
Bueno, pero ¿quiénes son los gestores de tan malas maneras? ¿Cuáles son los padres responsables que descuidaron la educación de sus hijos y terminaronestos fisgoneando cuanta información electrónica se les atraviesa? Difícil dar datos concretos, pero estas maneras, tan antidemocráticas, provienen de países que se jactan de tal sistema político: como Estados Unidos y Gran Bretaña. También Australia y Nueva Zelandia. Dirán: “Chismes de la oposición. Eso no es cierto”. Bueno, Australia dijo que sí, que es cierto; y lo dijo en 1999. Y uninvestigador de la NASA lo corroboró. Es más: el Parlamento europeo formó una comisión para averiguar cuánto había de cierto sobre Echelon y, aunque no ha probado de forma directa el espionaje económico denunciado por Campbell, ha verificado la existencia y actuación de Echelon y ha recomendado que tanto empresas como particulares cifren y encripten sus mensajes, porque Europa no está capacitada paraproteger sus comunicaciones.
No entendemos cómo es que algunos no entienden que fisgonear es mala educación. Que se haga eventualmente, o por equivocación, hasta haríamos el esfuerzo de entender, pero ¿interceptar hasta 3.000 millones de comunicaciones diarias? ¡Vaya, pues, semejante voyerismo en las llamadas sociedades de la información! Bueno, eso, por un lado. Ahora, por el otro. Tratamos decontextualizar.

La televisión: certificadora de la verdad

Nos remitimos a Rossana Reguillo, investigadora mexicana, quien se refiere, en el marco de los derechos humanos y de la comunicación, a “el inmediatismo y a la lectura simplista de acontecimientos que requerirían marcos de intelección profundos y reflexivos”, lo que ha hecho que los medios masivos favorezcan “el discurso de laexclusión y, lo que es más grave, de la automarginación y la asunción de los estigmas por parte de los actores sociales desfavorecidos, como constitutivos identitarios”. Así, a ellos se les podría oír cosas como “Pues, qué le vamos a hacer, seño, no tenemos educación, no sabemos cómo hacer las cosas bien”, o “Era natural que mi muchacho acabara así, sino lo hubieran matado, se hubiera muerto detanta droga”.
Sí. Hay asuntos que asumimos como naturales, pero en realidad no hay tal. “Los pobres son malos, flojos y pecadores, porque son portadores de creencias degradadas; las mujeres son tontas e incapaces, por su condición biológica; los indígenas, ¡pobrecitos!, son sucios, tienen parásitos, no hablan español y se empeñan neciamente en mantener sus tradiciones; los jóvenes son perversos...
tracking img