Cuatro cuentos

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 44 (10801 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 31 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
RAY BRADBURY

CALIDOSCOPIO

Calidoscopio

Ray Bradbury

Ray Bradbury - CALIDOSCOPIO Traducción, Digitalización, Revisión y Edición Electrónica de Arácnido. http://www.multimania.com/aracnido/index.html

Edición en Word 97: El Trauko Versión 1.0 “La Biblioteca de El Trauko” http://www.fortunecity.es/poetas/relatos/166/ http://go.to/trauko trauko33@mixmail.com Chile - Diciembre 2000Texto digital # 38 Este texto digital es de carácter didáctico y sólo puede ser utilizado dentro del núcleo familiar, en establecimientos educacionales, de beneficencia u otras instituciones similares, y siempre que esta utilización se efectúe sin ánimo de lucro. Todos los derechos pertenecen a los titulares del Copyright. Cualquier otra utilización de este texto digital para otros fines que no seanlos expuestos anteriormente es de entera responsabilidad de la persona que los realiza.”

Gentileza de El Trauko

http://go.to/trauko

CALIDOSCOPIO
Ray Bradbury

El primer impacto rajó la nave cual si fuera un gigantesco abrelatas. Los hombres fueron arrojados al espacio, retorciéndose como una docena de peces fulgurantes. Se diseminaron en un mar oscuro mientras la nave, convertida en unmillón de fragmentos, proseguía su ruta semejando un enjambre de meteoritos en busca de un sol perdido. —Barkley, Barkley, ¿dónde estás? Voces aterrorizadas, niños perdidos en una noche fría. —¡Woode, Woode! —¡Capitán! —Hollis, Hollis, aquí Stone. —Stone, soy Hollis. ¿Dónde estás? —¿Cómo voy a saberlo? Arriba, abajo... Estoy cayendo. ¡Dios mío, estoy cayendo! Caían. Caían, en la madurez de susvidas, como guijarros diminutos y plateados. Se diseminaban como piedras lanzadas por una catapulta monstruosa. Y ahora en vez de hombres eran sólo voces. Voces de todos los tipos, incorpóreas y desapasionadas, con distintos tonos de terror y resignación. —Nos alejamos unos de otros. Era cierto. Hollis, rodando sobre sí mismo, sabía que lo era y, de alguna forma, lo aceptó. Se alejaban para recorrerdistintos caminos y nada podría reunirles de nuevo. Vestían sus trajes espaciales, herméticamente cerrados, sus pálidos rostros ocultos tras las placas faciales. No habían tenido tiempo de acoplarse las unidades energéticas. Con ellas, habrían sido pequeños botes salvavidas flotando en el espacio. Se habrían salvado, habrían salvado a otros, habrían encontrado a todos hasta unirse para formar unaisla de hombres y pensar en alguna salida. Pero ahora, sin las unidades energéticas acopladas a sus hombros, eran meteoritos alocados encaminándose hacia destinos diversos e inevitables. Pasaron diez minutos. El terror inicial se apagó, dando paso a una calma metálica. Sus voces extrañas empezaron a entrelazarse en el espacio, un telar inmenso y oscuro, cruzándose y volviéndose a cruzar hastaformar el tejido final. —Stone a Hollis. ¿Cuánto tiempo podremos hablar por radio? —Depende de tu velocidad y la mía. —Una hora, supongo. —Algo así —dijo Hollis, pensativo y tranquilo. —¿Qué sucedió? —preguntó Hollis al cabo de un minuto. —El cohete estalló, eso es todo. Los cohetes estallan, ¿sabes? —¿Hacia dónde caes? —Creo que me estrellaré en el Sol. —Yo en la Tierra. De vuelta a la madre Tierraa quince mil kilómetros por hora, Arderé como una cerilla.

1

Calidoscopio

Ray Bradbury

Hollis pensó en ello con una sorprendente serenidad. Le parecía estar separado de su cuerpo, viéndolo caer y caer en el espacio, con la misma tranquilidad con la que había visto caer los primeros copos de nieve de un invierno muy lejano. ————————————————— Los otros guardaban silencio. Pensaban en eldestino que les había llevado a esto, a caer y caer sin poder hacer nada para evitarlo. Hasta el capitán callaba, porque no había orden o plan que pudiera arreglarlo todo. —¡Oh, esto es interminable! ¡Interminable, interminable! —exclamó una voz. ¡No quiero morir, no quiero morir! ¡Esto es interminable! —¿Quién habla? —No lo sé. —Creo que es Stimson. Stimson, ¿eres tú? —Esto es interminable y...
tracking img