Cuento de amor

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 52 (12983 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 16 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
E
rase una vez, en un pueblo bastante bello, lleno de gente de mente cerrada y ensimismada en sí misma, he ahí donde comenzó esta historia, antes que nada me presento, soy su narrador y amigo a veces fiel, a veces cruel, a veces injusto, pero es que tengo el oficio más difícil del mundo: ¡¡el amor!!: mi nombre es Cupido y quiero contarles mi mejor historia de amor, llena de alegrías, tristezas,llantos, pruebas, entendimiento, penas muy profundas, un apoyo incondicional, pero más que nada amor puro en toda la extensión de la palabra, para comenzar les presentare a los personajes de esta historia.
Una bella princesa, cuya belleza es incomparable a decir verdad mis queridos lectores, la única cosa que se me hace justa para empezar a darles una idea de su belleza, bueno los sacare un pocode la historia, alguna vez han visto algún atardecer en la más bella de las playas vírgenes, de aquellos en los que se encuentran solos ensimismados en la belleza de la vida misma, en un día de esos que parece que el mundo desaparece, y que solo existe ese atardecer y que jamás en la vida habían visto algo tan bello, pues amigos míos lamento decirles que con estas palabras que suenan algo bellasno llego a describir ni una de las huellas que deja ella al pasar, y para empezar a hablar de su personalidad necesitaríamos que cada persona de este mundo dijera lo más bello que les viene a la mente, aquello que los mueve en la vida, ese sentimiento que sienten cada vez que se dan cuenta que tienen una razón de existir, bueno pues, imagínense todas esas seis mil millones de sentimientos ypalabras bellas juntas en una persona: ¡Marian!.
Y un simple plebeyo, un personaje bastante complicado: José Ángel , en cuanto a lo físico he de confesar que no es nada agraciado, y en cuanto a personalidad, digamos que si entra a cualquier lugar lleno de gente, no más de dos se molestarían en voltear la mirada, no intrigaría ni a un campesino cansado de ver el pasto crecer. Algo dañado y bastanteconfundido con la vida misma.
Sé que les presente a los personajes vagamente, pero conforme a la historia se darán cuenta de muchas cosas queridos lectores, se los aseguro….

Capitulo 1: ¡¡Me gustas tonta!! ¡¡Eres ciega o te haces!!
N
o se me ocurre otra cosa que pudiera empezar esta historia más que el destino, digamos que la existencia entera de nuestros personajes estaba dispuesta a que seencontraran, ya verán porque lo digo….
Empecemos por el principio, no les inventare una historia de antigüedad más bien ocurrió no hace mucho, encontramos a nuestros personajes en la escuela, Marian para variar, disfrutando la vida, esa sonrisa alegre, esos gestos únicos, que esconden hasta del más astuto la tristeza más profunda, que disfrazan esas inseguridades de cualquier adolecente, y JoséÁngel para variar un apático con un pasado mucho menos profundo y cruel de lo que él cree, con un problema hacia la autoridad, mas grande que otra cosa.
Era una hermosa mañana y no hablo del clima, hablo de la organización del destino, José Ángel sin hambre decidió acompañar a un buen amigo suyo a comprar a una de las maquinas expendedoras de la institución, Marian muy enojada por que la maquina no lehabía dado por lo que había pagado, ¿entienden a lo que voy?, creo que no. Se los contare…. Llegando a la maquina como era costumbre ellos compraron sus clásicas “papitas” Marian se dirigía a su salón con la desilusión que le había provocado esa máquina engañosa, ellos al ver la oportunidad de conseguir algo gratis golpearon la maquina hasta saciar su deseo, Marian al notar que habían conseguidolo que ella pago, hiso lo que le tenía que hacer reclamo su propiedad, fue ahí amigos míos, cuando José Ángel que por su apatía y odio al mundo nunca había prestado atención, noto lo que tuvo siempre frente a sus ojos fue como si la vida lo golpeara directamente en la cara, al ver su expresión de enojo, esa cara tan angelical escondida tras ese ceño fruncido, ahí fue cuando él pensó: ¡¿Qué?!...
tracking img